Publicado en Tanatos

7. Tanatos: Etos


“La naturaleza, en sí misma y por sí misma, es un conjunto de hechos, no es una tabla de valores”

Frosini, V.

Bai Yiluo
Fuente de imagen: Bai-yiluo

En estos días he refrescado mi mente, con algunos puntos olvidados en ese campo de la filosofía, que ví con el profe Toño y que me hizo ganar una excensión por Rodolfo Mondolfo, luego con el profe Miguel y posteriormente, de forma más lúdica en el CIFJ.

Así me lancé en búsqueda de los argumentos, las palabras de los grandes sobre una rama en particular de la filosofía: la ética.

No pretendo más que lanzar un tratado de ética, sino sólo dar mis humildes opiniones, así que para Aristóteles, existían dos fines para ésta, el primero, la ética que tenía objeto práctico, mientras que la dianoética, era a nivel intelectual.

Entendida entonces como la ciencia que se ocupa de los objetos morales. Para los griegos, era entendida como un acto de autonomía moral, sin embargo para los cristianos, se enfocaba en ese actuar teonómico.

Algunas otras divisiones, fueron las denominadas ética formal y la ética material.

Un concepto más, es la ética como disciplina filosófica  se distingue de todo saber práctico y doctrina normativa, por constituri el saber de los valores morales.

Agradezcamos a Ferrater, J. su amplio conocimiento en la materia.

Con Apel, M., se define como la ciencia del bien, de la conducta moral y de los valores éticos, en donde la moral radica en al autonomía en la legislación y en la razón.

Abbagnano, N., más concreto, habla de la ciencia de la conducta con dos vertientes:

-Del fin al que debe dirigirse la conducta de los hombres y de los medios para lograr tal fin y derivar, tanto el fin como los medios de la naturaleza del hombre.

-Del impulso de la conducta humana e intenta determinarlo con vista a dirigir o disciplinar la conducta misma.

Todo este contexto, es un esbozo de lo que en realidad me ha puesto de cabeza: la Bioética. Frosini, V apunta que “Sirve para designar el estudio de las cuestiones que surgen con el advenimiento de la civilización tecnológica en el mundo del hombre”

Ya que, a pesar de que es un asunto que se trata desde la década de los 70’s es un tema novedoso para mí, quizás por no ser ni profesional de la salud, ni abogada.

Por estar dentro del campo pragmático en el caso de aspectos que competen por un lado a las ciencias biomédicas y por otro al derecho, me han hecho buscar una idea general que me permita ubicarme en las repercusiones que tiene ante la muerte.

Si bien, la muerte pertenece al denominado derecho “natural”, la bioética inteviene en los que el desarrollo de las tecnologías y los avances en la ciencia tienen repercusiones.

El complejo actuar de la bioética indudablemente va de la mano con el derecho, que constituye el marco en el que se establecen los concensos sobre lo que es o no aceptado en la sociedad, además parte de los derechos humanos y atiende, entre otros, a temas como la muerte, ya sea por suicidio, muerte asistida, eutanasia.

Es que todo comienza a complicarse con la vorágine del desarrollo tecnológico y nos obliga a replantearnos las definiciones de vida, muerte, desde qué momento somos personas o cuando dejamos de serlo, así como el derecho a vivir y el derecho a morir con dignidad.

Ese drecho a vivir / morir, esta muy relacionado con el derecho de la mujer a decidir como obrar con un nonato.

En este intrincado grupo de conceptos radica la diferencia entre que un acto sea considerado adecuado o un delito, por ejemplo una muerte asistida, un suicidio y un homicidio. Mismo acto, diversos puntos de vista.

Hay aspectos legales como las voluntades anticipadas, dentro del mismo aspecto de la muerte y que conlleva implicaciones médicas.

Así que como la moral no se rige por leyes, y es tan flexible como individuos existen, la ley y las ciencias biomédicas, deben establecer los parámetros que consideren adecuados y además que sean compatibles a nivel internacional. 

Estos son apenas esbozos de ideas sobre el tema, que quizás me lleve varias noches insomnes y un ajuste en mis paradigmas.

Referencias:

Abbagnano, N. (1963) Diccionario de filosofía. México. Fondo de Cultura Económica.

Apel, M. (1961) Diccionario de filosofía. México. UTEHA

Ferrater, J. (2009) Diccionario de filosofía. España. Ed. Ariel.

Frosini, V. (1997) Derechos humanos y bioética. Colombia. Ed. Temis.

Estas reflexiones son parte de los resultados personales del Diplomado en Tanatología que ofrece el Centro Tanatológico de Chihuahua A.C.

  1. Tanatos: ¿Qué me trajo aquí?
  2. Tanatos: Buscando el para qué
  3. Tanatos: Morir
  4. Tanatos: De los pequeños
  5. Tanatos: Cuidar hasta el final
  6. Tanatos: El voluntario adiós
  7. Tanatos: Etos
  8. Tanatos: Eso que podemos llamar espíritu
  9. Tanatos: Legado
  10. Tanatos: No fue una línea recta
Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s