Publicado en Bibliotecaria, Tanatos

Voces del más allá


IMG1125A
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

 Hay en el cementerio de Ábrego dos tumbas, una junto a la otra. Quienes saben oír lo que las tumbas dicen, escuchan estas voces:

-Yo viví muchos años, pero esos años no los supe vivir. Como viví tan solo para mí, no viví bien. Nadie me quiso, a lo mejor porque a nadie quise yo. Fui indiferente a todo, y por eso mi muerte no significó ninguna diferencia. Ahora estoy aquí, muerto del todo. Me parece la mía mucha muerte para tan poca vida. Eso dice una tumba.

La otra dice:

-Yo viví como si cada día fuera toda una vida. Amé a muchas mujeres, y algunas me amaron a mí. Gocé del pan y del vino, y cuando ya no tuve pan ni vino, gocé el recuerdo del pan y del vino. Acepté el sufrimiento igual que la alegría, pues ambas son parte de la vida del hombre. Al final tuve tantos recuerdos que no podía recordarlos todos. Ahora estoy aquí, dicen que muerto. Y me parece la mía muy poca muerte para tanta vida.

Hay en el cementerio de Ábrego dos tumbas. Pero una es más tumba que la otra.

Fragmento tomado del libro: ¿Eutanasia o autanasia? Por una muerte digna. Rodríguez, M. (2010)

 

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s