Publicado en Cuenterías

Calma


agua
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Cruzó el umbral y se encontró en la enorme explanada, el corazón acelerado, con las emociones descarriladas.

Entonces, una pequeña gota cayó sobre su piel. Alzó la vista y vio el cielo cubierto de oscuros nubarrones. Pensó las similitudes de éste, con el mar embravecido.

Una tras otra fueron cayendo. Siguió caminando, dejó que la lluvia hicera lo suyo, que limpiara, que refrezcara, que le permitiera serenarse.

Así calada hasta los huesos, avanzó, hasta diluirse en el concreto.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s