Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Las dudas


cerebro telarannia
Fuente de imagen: Internet

Esa contradicción, donde soy un ser multidimensional, donde mi vida tiene muchos aspectos y a veces se agolpan ideas que en ciertos momentos llegan a ser contradictorias.

Así, me encontré, con la elección de una nueva libreta, la 12 en mi haber y el recuento de las libretas que resguardan en papel mis palabras, mis bocetos, las notas, las citas de libros y algunas otras cosas. Como si fuera, Violeta y tuviera también una cestilla de la abuela Cayetana y ahí estuvieran mis palabras, guardadas en orden.

En una de las páginas, encontré estas cuestiones que vale la pena responderse de vez en vez, como una buena forma de sanear la vida.

-De qué no quiero perderme.

De mis hijos, pero primero de mí. Detestaría perderme de ser.

-De que me arrepentiría.

Luego de tantas cosas que fueron liberándose  del baúl del desencanto, sólo me queda el arrepentimiento del 29 de septiembre del 2014. Que aún cargo y pesa.

-Cómo me encontraría para el mundo y mi familia frente a mi muerte.

Con la angustia del Dwende, su ausencia forzada, su lejanía emocional y mi vacío.

-En el tiempo que tengo de compartir contigo que no te he dicho.

Quizás hoy no te he dicho que te quiero, por ser. A tí Hada, a ustedes padres, a ustedes hermanas y hermano, Al Dwende hace mucho que no puedo decirle que lo quiero. A Hechizera y ahora a Ayudante de mago, que me devolvieron la tierra. A tí, con mi corazón en tus manos y a tí con tu piel palabra, tus manos tabaco, tus labios fuego.

-Quiero que el mundo me recuerde.

Por la palabra, no sólo la escrita, sino las conversaciones frente a una humeante taza de café o una copa de vino, la palabra dicha apenas en un susurro de madrugada o entre las carcajadas cómplices, la palabra en momentos de tristeza y también en convalecencia.

Inicié anoche con la preparación ritual de esa pequeña libreta que me acompañará el resto del año, noche de Litha, noche de luna llena. Así se llenen sus páginas de ideas, que se recubran con harapos hasta que llegue el momento en que puedan valerse de por sí mismas.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s