Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Ni 5 ni S


Tenía muchos “tengo que” y un buen día, acabé seleccionando y convirtiéndo algunos en “quiero”. Los demás, los mandé al bote de basura.

Es que eso de tener una casa impecable no se me da y no me gusta contratar personas que limpien mi desastre, considero que esa es responsabilidad de las que aún vivimos ahí.

Tampoco pasa nada si llego y veo el desorden, eso no me impide ser funcional. Quizás esa flexibilidad me ha venido con los años, cuando decidí dejar de controlar lo incontrolable. Cuando me enfrenté una noche a la inevitabilidad de las pérdidas, cuando ví tu rostro desfigurado y supe que esa noche podría haber sido la última.

Así que, para mí, controlar ya no vale la pena, en cambio vivir el día a día sí, porque quizás mañana muera y no quisiera morir estresada por pequeñeces.

Haciendo un recuento de la vida, recuerdo esos años en que todo iba a contrarreloj. Levantarse, atender chiquillos, trabajar, volver a casa, atender chiquillos, atender casa, atender marido, medio dormir. Y si algo se salía de ese esquema, era el caos. Fue infernal. Ahora, la vida es y aunque medio planeo cada día, resulta que las cosas salen como les da gana y yo fluyo.

Estoy consciente de que a veces es muy difícil, eso de cargar con tantos “debes de”, pero luego un día te das cuenta de que no estás para cumplir las expectativas de nadie, y por lo mismo nadie está para cumplir las tuyas.

¿Qué  esperas? Nada, eso de las expectativas carece de sentido.

Por eso últimamente he dejado de lado muchos debes y sólo me quedo con los que creo que me hacen bien, por ejemplo, paso menos tiempo dentro de casa y más en el huerto, me acuesto junto a Hada y le pregunto babosadas, duermo cuando me da sueño, como cuando me da hambre y como lo que quiero, leo más y sigo escribiendo y no me importa tanto que se junten trastes o ropa que lavar.

Es que luego de las pérdidas, llegan las ganancias. Si bien aún Dwende está lejos y mi corazón partido, decido no quedarme entumecida, sino por el contrario, vivir plenamente para que el día que vuelva (si es que vuelve), vea a que dejó hace tiempo y que también ha crecido.

spells
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica.
Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s