Publicado en Poesofando

Soliloquio


14.sombras
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Eres sombra, hierro,

signo candente marcado en la piel.

 

Me cazas,

oculto entre las sombras.

¿Acaso ese brillo amenazador

dejará de acechar en mis sueños?

 

Deseo con la legua de sal,

los dedos serpiente

fríos.

 

Se deslizan abriendo surcos

cada vez más largos y profundos

deslizándose suavemente entre mis oquedades.

 

Solo la noche puede darme descanso

desde el sarcófago satinado

dedos fríos,

ateridos de desearte.

 

No existe luz posible,

en el beso esperpento

se selló el pacto.

 

Caes certero. Saeta precisa.

Mientras el cálido torrente

inunda el hueco que es mi vientre.

 

Te espera.

Ceniza.

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s