Publicado en Mundo faerico

De vuelta al mundo con colmillos


De vuelta

Nombre: Moth, Renfield

No tengo demasiado que contarle, sólo que abracé esta vida en 1890. Como todos, hube primero de morir entre horribles espasmos y algún agudo pinchazo en la base de la columna.

¿Recuerda a Reinfield? Seguramente escuchó de él hace mucho tiempo, allá por 1897. Él conoció al maestro, estaba obsesionado con acumular fuerza vital. El Dr. Seward lo trató duramente, nunca comprendió la importancia de sus actos. Sacralizaba eso llamado vida..

Sabe, Reinfield era mi padre.

Al igual que él, desde entonces busco esa fuerza vital, pero cuando lo ingresaron tuve que habérmelas por mí misma, apenas tenía 7 y estaba hambrienta.

Con el tiempo, descubrí que no sólo las moscas, las arañas, las aves y los gatos alimentan. Aún cuando los humanos tienen una alimentación tan primitiva, la nuestra es  más meliflua.

Hace poco me acordé de cuan repetitiva es la humanidad, fue Jhonnie Walken, con su flauta de almas, casi vomito ante lo irrascible de la idea. Almas y mas almas.

Pero basta ya de tanto preámbulo, llámeme simplemente Moth, ¿Acaso cree que los seres de la noche carecemos de nombre verdadero?

 

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s