Publicado en Cuenterías

Otra yo


4. Pared
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Limpiaba por la parte exterior el vidrio de la ventana de mi cuarto, entonces pensé que sería interesante que en ese mismo momento me viera a mí misma asomándome a la ventana.

La imagen mía, haciendo cualquier cosa, quizás limpiando un poco el peinador, mientras la yo real, podría observarme para saber un poco mejor quien soy.

Si lo pienso fríamente, no es tan terrible como la sensación de ver en el espejo un reflejo irreconocible.

Porque verme a través de la ventana, me coloca como espectadora de mi propia cotidianeidad, mientras que el espejo es una sombra, un espacio infranqueable, un portal que podría arrastrarme hacia espacios que no creo que sean seguros.

Seguiré pensando en esa posibilidad, quizás algún día, llegaré a saber exactamente quien soy, mientras tanto, sigo caminando.

¿Alguien que me pasa el trapo húmedo para acabar de limpiar?

Anuncios

Autor:

Las bibliotecas son crisoles de conocimiento, tengo la fortuna de trabajar en una de ellas.

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s