Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Uno a uno…


Los días se suceden, así encadenados. Los días me permiten agradecer lo que aprendo, aún cuando apenas es el inicio de algo que se vislumbra hermoso.

El caos inicial se ha ido diluyendo, la claridad avanza y tengo los “qué”. Quizás el hecho de haber estado estancada por más de una década, me tenía un poco aletargada, pero he despertado.

Todo es novedoso y voy entendiendo cómo las personas me construyen. La semana pasada fue deliciosamente satisfactoria. Qué los demás me permitan entrar en sus espacios, que me muestren quienes son, qué hacen, cómo lo hacen. Qué pueda ver en los rostros el orgullo por sus actividades, especialmente cuando tanto les ha costado y todo el esfuerzo que representa ese gran paso.

También cuando confían en que podré apoyarlos un poco, en darles una guía para que puedan llegar a su meta.

Me gusta la gente apasionada por lo que hace, me proyecto en ellos y aunque últimamente he cometido omisiones y errores dado que apenas son un par de semanas que cambié de rumbo.

Por lo pronto, me siento contenta por el aprendizaje, por el camino y porque sé que llegaré a la meta.

IMG_2877
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica
Anuncios
Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Lo dijo


“Uniré las puntas de un mismo lado, y me iré tranquila, me iré despacio. Y te daré todo y me darás algo, algo que me alivie un poco mas”

Milanés, P.

Sin embargo, lo que no se dijo es lo que deja huecos. Pero la vida avanza, y no sabemos como pero seguimos caminando.

Se me ha acabado Mogador. Llevándome por las pieles, las vasijas, las manos, los elementos.

Hoy aprendí que debo avanzar, que no hay imposibles, sólo debo tener un poco de paciencia. Es que encontrar lealtad en esta vida es algo escaso y por lo tanto valioso. Sé quien me es leal  y no importa que pasen los años, las distancias, los silencios.

Hay personas que no saben de libertad, se conforman con el cliché. A esos, hay que dejarlos en su lugar, agradecerles los momentos (increíbles, por cierto), los besos, los abrazos, las charlas, las risas. Pero no hay que dejarlos colgados ahí en el perchero de la vida, porque sólo se vuelven una carga.

Abriré las puertas de par en par, por ese asunto del vaso entrenador que Hechizera de Fuego me dijo. Sí, abrir las puertas porque llega el momento de volver a apasionarse por lo que se es.

Es que lo dijo: “Para ser, hay que parecer” Sin embargo, tristemente, sólo quedó en el parecer. No llegó a ser.

bibloteca
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica
Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Avance


Habito en este espacio, los límites físicos, son mi cuerpo, al fin humana. Sin embargo, no conozco límites para lo que pretendo crear.

El tiempo avanza y cada día ofrece una oportunidad para ser, para hacer, para creer.

Aún cuando confío y me lastiman, cuando tropiezo y debo levantarme, aún cuando me estrello en ese farol que me atrapa con su luz, pero me daña.

Avanzo, a veces despacio, pero con pasos firmes.

Todo se ajusta, llegan oportunidades que nos hacen crecer,

Justo en Imbolc, inicia el ciclo, sembrar en tierra fértil y dejar morir lo que debe morir. ¡Aho! Clanes, de todas mis ancestras, de las mujeres a mi alrededor que me soportan porque juntas, desde nuestras trincheras somos invensibles.

03.descalzo 2017-04
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica
Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Antidisculpas


Disculpe usted pero no debo maquillarme solo por ser aceptada, tampoco usar ropa de moda o de cierta marca. No debo arreglar mi cabello si no quiero, no debo andar en zapatos que me lastiman solo por cumplir un mandato social. No debo callar si algo me parece injusto o si tengo una idea que compartir. No tengo qué, no me da la gana. Así sigo mi camino, porque el latido de mi clan me lleva a aullar una noche mas. ¡Aho! Y que los seres vivos que he perdido, vuelvan al elemento al que pertenecen.

01-selfie-2017
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

 

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Incertidumbre


Entonces, llega un punto donde la nada te envuelve. Donde apuestas a un proyecto conjunto, donde te sientes feliz, donde compartes tu vida, porque al compartir te vuelves más pleno. Donde siembras instantes, sonrisas, detalles, abrazos, ideas.

Pero de pronto, sin esperarlo, hace su aparición: el silencio.

Busco una respuesta, pregunto. Nada.

¿Insisto? ¿Hasta cuándo?

A veces, es necesario salir, tomar aire, dejar que las cosas fluyan.

Mientras tanto, sigo esperando.

Entiendo que hay ocasiones en las que la tierra no acepta las semillas, pero confío en que es sabia y el hecho de no tener brotes, quiere decir que debo buscar otro sitio para sembrar.

1. cuatro
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica
Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Transición


 

01-selfie-2017
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica.

Transito hacia algo aún difuso, cambio mi mente, me abro a la idea de aprender. ¿Qué he de dejar?

Aún hay tantas historias por contar, caminos por recorrer. Desapegarse no es sencillo, especialmente cuando ya se tiene un cuento largo. Pero es preciso volar y poco a poco se van dando las cosas. Lo difícil fue tener paciencia es esperar el momento. Entonces el primer paso fue el detonante.

Decido seguir el consejo de Ruy Sánchez, debo buscar las cabras en los árboles y hacer del asombro auténtico una regla de vida.

Aprendí que a pesar de todo, aún sé amar. Que los huecos que tengo van llenándose y son menos profundos, que construyo a paso firme y no soy responsable de lo que los demás piensen de mi.

Vuelvo hacia mi, a encontrarme y me redescubro hermosa, no como un hecho de vanidad, sino como ser humano.

Estoy emocionada por descubrir todo lo que la vida tiene para darme este año.

No es tarde, sino el momento justo.