Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Tiempos


Las constelaciones toman nueva dimensión. La vida nos lleva por rumbos imprevisibles y debemos aprender a aceptar lo que viene, de la mejor manera.

Tenía abandonado mi espacio, no por falta de ganas, sino por exceso de peripecias. Todo agosto y septiembre han sido intensos.

Tuve la fortuna de estar en la ciudad de la eterna primavera, de ver de cerca un Cuexcomate y meterme en los “vagones” de una biblioteca, también de estar en la emblemática ENBA como invitada al lado de grandes personalidades de la Bibliotecología y rematar escuchando al Mtro. Uribe, Alfinero de Iberoamérica.

Septiembre con trabajo hasta para regalar y dos semanas de enfermedad que más que nada son producto del cansancio, debido a una serie de retos laborales que parecen agravarse hasta la náusea. Debo recordarme diariamente que comer y dormir son aspectos necesarios para vivir, últimamente lo olvido.

Buscar un sueño cuesta y he tenido que pagar caro mi ensimismamiento en una nueva vida, ya Hechizera de Fuego me ha alertado que puedo caer en una muerte metafísica.

Debo irme con tiento, sin embargo, aún tengo mucho por hacer, es preciso ordenar la existencia y replantearme el camino. Los faes están conscientes de que no me puedo estar quieta.

Se ha concretado un proyecto que saldrá a la luz a inicios del próximo año y no debo quitar el dedo del renglón.

Mañana espero volver “al aire”, a través de “A clóset abierto”.

Por lo pronto aprovecho esta tarde de “elotoño” para sonreír con la persona que ha llegado a mover mi mundo, a darme una puerta abierta de par en par, todo un poliedro que ha resquebrajado mi estado de confort y ha sido mi espejo para construir.

Ya se irán ajustando las cosas, es preciso que logre un equilibrio para seguir adelante con todo lo que tengo planeado.

Así, que a seguir viviendo, hasta morir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios
Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Así es


Encuentro, justo en ti, lo que me hace crecer.

Te veo y a través de lo que veo descubro que puedo ser, y que también he sido.

Te extraño, con esa melancolía que me dan tu boca, tus manos, tu cuerpo, tu voz, todo tu.

Es ese estado de fluidez, de aprendizaje, de sentirte cerca.

Así sin mas,

no hay demasiado que pensar o que decir: solo siento.

Tenía un rumbo definido, que ahora se ha desdibujado,

pero como el río, se hicieron nuevos meandros y eso me gusta.

Es un mapa ya conocido,  que se renueva,

el deseo de descubrir territorios,

caminar hacia nuevos puertos,

hundirme en tu mirada que tiene tantos matices.

Así, me encuentro a mi misma, a través de  ti,

en un paréntesis que nos pertencece.

20.gratitud
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica
Publicado en Las que saben, Reflexiones de la Palomilla

11. Bestiarias: Salvaje


“Una mujer cuya alma se muere de hambre puede sufrir hasta el extremo de no poderlo resistir”

Pinkola, C.

Nicol Vizioli
Fuente de imagen Nicol Vizioli

 

Esa salvaje en la que me he convertido, una vez que me di cuenta de la domesticación que cargaba. Esa salvaje me lleva a aullar en luna llena, a buscar círculos, a crecer en una manada.

Lo salvaje es aquello que me grita desde el fondo de mi ser y hace que acuda sin reparos,  es ese vínculo con la voz de mi alma, la que me permite desplegar mis alas, entrar a la cueva y volverme hacia mí, en la intimidad.

Desde la cueva aún escucho el correr del agua y es mi refugio cuando he de escarbar entre los huesos, ahondar en la búsqueda de respuestas, en el dolor y también en la alegría.

Lo salvaje nace de la desdomesticación, la deconstrucción, la reconstrucción de quien soy, esa necesidad de ser, sin cliché, sin necesidad de satisfacer expectativas de nadie.

Abrir la puerta a lo salvaje fue todo un descubrimiento, una invitación ha correr hacia adentro para sanar, para reestablecerme, para pensar en quien quiero ser, hacia donde voy sin olvidar que vengo del clan.

¡Aho!

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Cambiante


Es el efecto del verano, quizás. O el resultado de decisiones tomadas hace tiempo. Es el momento de volar otra vez.

El mar sana. No es lo mismo trabajar desde cuatro paredes de oficina, a trabajar en un balcón donde se ve el mar.

Es la primera vez en toda mi vida que trabajo en verano, pero ha sido interesante. Quería escribir, aun cuándo me he detenido a respirar. También ha sido momento de ajustar la existencia y voltear a ver otros horizontes.

Ayer, en Lammas, recogí la primera cosecha de un sentimiento que se ha ido fortaleciendo. Agradezco las causalidades de mi vida, agradezco la posibilidad de compartirme con quien quiero.

Hawking, dice que una teoría física debe ser elegante, así que buscaré la manera matemática de tener elegancia en quien soy, sin desvirtuar mi esencia, con esa necesidad de búsqueda, de respuestas.

Busco la forma de vivir el aquí y el ahora, de equilibrar mis actividades para conservar ese sentimiento de “completud” que tengo desde hace meses.

También sanar esa ira que aún tengo, donde mi ego no se deja domar, donde aún tengo que aprender que también se vale dejar ciertos caminos, desempolvar, mover, para abrir espacios a experiencias nuevas.

vallarta
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica
Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Ese pequeño espacio


Copia de palomilla-WEB
Fuente de imagen: Cortesía de Brunóf

Existe en mí ese estado de equilibrio, en el que la vida me trae nuevas experiencias y las acepto.

En el que no tengo miedo de caer, porque ya me ha pasado. Lo único que tengo que cuidar es de encontrar el punto de equilibrio entre actuar y esperar. Ya me he lanzado por la borda, con todo y oleaje, yate y playa.

Por fin, después de décadas, logro hablar claramente, expresar lo que me gusta, lo que quiero y lo que no quiero, sin ese temor paralizante, con la confianza de ser escuchada y de llegar a acuerdos claros.

Aceptación, reconciliación, sanación, que permiten que hoy sea lo que soy. Me he reconciliado con mi historia, me permito ahora ser quien soy, con todos mis límites y mis responsabilidades.

El círculo se ha vuelto armónico, hay ahora un balance que desconocía y que me apasiona, que me permite descubrir también mis matices, mis reflejos, desde varias perspectivas.

Hoy SOY y lo celebro.

¡Aho!

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Lazos


spells
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Un día, el mundo se volvió diferente y a la vez, el mismo. Porque encontré en tí algo que tenía mucho tiempo que no veía.

Ahora el camino pinta de otro color, es como si hubiera motivos nuevos para seguir andando, senderos paralelos que se unen y se construyen entrelazados.

Un tiempo, en el que la vida nos hizo asomarnos por las rendijas y ver que aún hay cosas nuevas por hacer, como si todos aquellos atisbos de ideas de pronto se concretaran, como si una vez reconstruido mi ser, se abriera para lograr todo aquello que se venía gestando desde hace tiempo.

Un instante es suficiente para que el tiempo se colapse y se viva a otro ritmo, de otra forma, que complementa.

Me gusta el nuevo tono, entre la melodía que se va formando y la letra, es que no olvido que soy palabra.

 

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Vista


Copia de palomilla-WEB
Fuente de imagen: Cortesía de Brunóf

Me gusta, observar tus expresiones, transparentes. Sonrisas y enfados, frustraciones y gracias. Tus frases directas, porque entre tu y yo no hay eufemismos, ni metáforas.

Me gusta tu percutir, el movimiento constante de tus manos aprendiendo el mundo, tu mirada que a veces tiene un brillo rojizo. Eres ese ser completo, no me necesitas, nada tengo que te haga falta.

Lo mismo para mí, porque conozco mi soledad y la disfruto, conozco mis límites y mis puntos de quiebre, pero hay algo que resuena fuerte en mí, cuando me comparto contigo, algo que me impulsa a estar, a continuar paso a paso.