Manifestus Mundi

I

Tan alejado del manifiesto conocido, también del manifiesto Dadaístael Surrealista, del Futurista y cualquier otro manifiesto que se haya escrito. Se aclara lo anterior, bajo la consigna de saber acertadamente que “no existe nada nuevo bajo el sol” (nihil sub sole novum). Aquí no hay Tzaras, Bretones, ni Marinettis. Tampoco artes que puedan alterar las adustas ni laxas pupilas.

Simplemente quedan los colores violetas, la consistencia suave, las risas, la luna acechante desde su orbita celeste, las líneas de mi mano izquierda, que guardan los hechos de mis pasados.

Me manifiesto, en cuanto a ser infinitesimal del universo, sobre los secretos de un mundo faérico tan poco conocido, sobre la posibilidad de soñar sueños nuevos.

Manifiesto que no existen límites para lo que pretendo crear, aún cuando los espacios materiales a veces se vean demasiado obtusos y sus ángulos deriven en múltiples aristas.

Decreto que acepto en mi mundo sólo a las personas que recorran caminos similares a los míos, aquellos que puedan hacerme crecer como ser humano, como bruja y por qué no decirlo, también como guerrera.

Así la luna de este lado, así el duelo continuo entre los opuestos, los antagónicos, la dicotomía existencial.

Luego que me ha quedado claro que siempre existe la posibilidad de agrandar el combo por $5.oo, mientras que la Luna permanezca haciéndole el amor cada día a Gaia.

II

Decreto que existe en mí una mujer en continuo cambio, aún insatisfecha con el resultado de sus pesquizas por encontrar un punto de equilibrio.

Manifiesto que mi mundo se mueve tan rápido que no quiero caer y que soy imperfecta, egoísta, malhumorada, pero que también sé sonreír.

Me dijeron alguna vez que yo estaba en un “estado contemplativo ante el mundo”, frase que no creí y hasta me resultó en su momento bastante chocante. Pero a través de los años he podido constatar que me he perdido consciente e inconscientemente en el abismo que suponen las letras en un intento por explicarme el mundo en el que vivo.

Escribir es un placer que hasta ahora no me ha llevado a un lugar concreto, por el contrario, me ha enfrentado al mundo con la desnudez mental que no puede cubrirse con ropas. Con esa incertidumbre de haber colocado la palabra precisa para cada pensamiento que logro atrapar en el inmenso telar que supone la existencia.

Decreto que abriré un poco el intersticio para convertirlo en una rendija, con esto trataré de evitar el anquilosamiento muscular que llevo incerto en el pecho. Aún tengo miedo de que se cuele sin miramientos un vendabal y acabe arrasando la frágil e inconstante superficie sobre la que marco mis pasos.

Manifiesto que he vuelto al oleaje, me he enfrentado con el rostro de la nada y le he pedido una tregua, para reandar por algunos senderos olvidados, luego tendremos un nuevo encuentro, en el que ajustaremos las cuentas que tenemos pendientes.

Mientras pienso que la muerte no acaba por redimir, que más bien se ha convertido en un pasaporte hacia nuevos estados de la materia, que tiene a su debido tiempo que transformarse en algo diferente.

Entiendo un poco más (tan poco en verdad) a los electrones lanzados hacia los opuestos del universo, que sin embargo responden igual ante los estímulos, mientras un cuasiuniverso se encuentra de por medio.

Decreto que quiero despojarme de algunas partes de la armadura para darle paso a mis percepciones sensoriales, llámese cuerpo al cuerpo e idea a aquello intangible que surge de algún lado dentro de mí y que acaba por estrellarse de forma contundente a través de un medio estrictamente digital.

III

Manifiesto que he de realizar una metamorfosis interna que venía posponiendo desde hace años, que templaré el miedo en la fragua de la vida y lo mantendré a raya con la espada. Que comenzaré a retornar a la Diosa con toda su maravillosa femeneidad que he negado y rechazado sistemáticamente por siglos bajo paradigmas absurdos y por ende, sin fundamentos.

Decreto que comenzaré a despojarme paulatinamente de mi soberbia, que me ha llevado a levantar muros innecesarios aún cuando todavía llevo puesta una armadura. No considero esto como una debilidad, sino un acto de recogimiento hacia la parte que he ocultado y tratado de mutilar por muchos motivos.

Decreto que aunque continue por el camino de las letras, que me han ayudado en cientos de ocasiones a hacer catársis, deberé sincerarme con las personas que están a mi alrededor, con las personas importantes, que no urgentes.

Me embarcaré en una cruzada hacia mi misma, con la intención de corregir el rumbo de mi barca, que no está vacía, por el contrario, se ha ido llenando de seres invaluables que brillan por sí mismos y se que con su ayuda llegaremos de nuevo a puerto seguro, para buscar nuevos horizontes que cruzar juntos.

 Baúl 18-05-2008

 Comenzaré esta noche aceptando que fue mi cobardía lo que me mantuvo en el letargo. Cuando pude haber cortado el hilo delgado de la irresponsabilidad.
También acepto ser quien soy por gusto, por la premura de saber que la vida se agota en cada suspiro.

Seguiré aceptando que lo que pase de ahora en adelante me será cobrado como corresponde, que mis actos tienen repercuciones que acepto. Sin importar que me encuentre en un estado de autocompasión que se extingue.

Concluiré dejandome en claro que aprenderé de la vida conforme se me presente, que amaré más y me compadeceré menos, abrazaré más y reduciré mis fronteras, abriré menos la boca y más mis oídos.

Tal vez así pueda crecer un poco, para llegar a apreciar lo que soy.

4 comentarios sobre “Manifestus Mundi

  1. Omnia vincit amor et nos cedamus amori y por $5.00 más un llavero de una luna inolvidable. Así quién puede resistirse 😄

Platícame que piensas de lo que escribo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s