Difiero y coincido


De un tiempo a la fecha me gusto mucho. No es que esa sensación haya aparecido por generación espontánea, tampoco es un acto de egolatría.

Tal vez tiene que ver con lo maravillosa que ha sido mi vida, ha tenido noches de pesadilla, de muerte, de llanto, de dolor. Pero también ha habido suficiente luz para seguir avanzando en el camino.

Soy afortunada, soy una mujer que ha hecho lo que le ha venido en gana, aunque aún haya un largo camino por recorrer en ese proceso de des-domesticación.

A últimas fechas he decidido que alzar el puño y purgarme de esas ideas de éxito (y por cinco pesos lo hice combo), que me tragué completitas en la búsqueda de algo que resultó superfluo.

Luego hay quienes les encanta darme consejos. Pero me ha gustado eso que me dijiste hace días cuando te comentaba que me gusta la persona en la que me he convertido: Es que no te has convertido en nada, así has sido siempre, desde que te conozco. Te has conservado así.

Difiero en el sentido de que deba vivir de crísis en crísis como un electrocardiograma para poder superarme y volverme diamante. Equilibrio / balance para mí no significan morir, tampoco mediocridad, sino una búsqueda constante de mí misma.

Coincido en que soy quien he sido, solo que con un poquitín mas de experiencia. Mi tranquilidad y mi salud son prioridad, especialmente mi salud mental que siempre ha sido causa de mi obsesivo perfeccionismo.

Mientras tanto, me disfruto, porque a final de cuentas estaré conmigo misma hasta el último instante que dure en este plano y quizás hasta el infinito y más allá.

perfil 2018-05

Locura / cordura Palomillezca

 

 

Anuncios

Abre los ojos


¿Te demoras? Preguntó.

Es la tarde que cae lentamente. Sacudiéndose el calor y humedeciéndose con la llovizna. Es tu insistencia por sacudirme, por arrastrarme en eso que es tu modelo de vida.

Llega un momento en el que decido bajar la velocidad, tomar mi tiempo y a dejar esa vorágine.

Decido quedarme.

¡No quiero esas prisas! – Contesto.

Desde el umbral veo cómo se aleja. Parece molesto.

¡Es que aquí no hay castillos, ni princesas que deseen ser rescatadas! – Le grito.

Sé que me escuchó, porque se encoje de hombros y sigue su camino.

Cierro la puerta y siento cómo me vuelvo ligera.

Sonrío y comienzo a tararear: “Reloj de campana, cuéntame las horas…”

9.color

Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

“Me dije a mi misma: nunca más seré el recipiente para la basura de mi marido, otro ser humano, porque vive conmigo, porque contrajo una alianza determinada llamada matrimonio, cree que puede usarte para derramar en tí cada uno de sus desperdicios, ya sean sus rabias, sus fallas, sus frustraciones, sus miedos, sus inseguridades”

Serrano, M.

Liria


frasco

Fuente de imagen: internet

Me voy llenando de letras. Siento en los dedos las ansias por tomar la pluma o el teclado y dejar que las ideas vayan tomando forma.

Quizás es el tiempo en el que la primera cosecha se manifiesta así en mí, quizás esa combinación perfecta del verano y la lluvia o esta mezcla de emociones que siento por ti.

Es que sigo siendo esta Palomilla con alas de palabra.

Indudablemente.

Dinámica


“Tus besos saben a café, tu voz me llama donde esté”

Gómez, M.

Siempre es como si nunca.

Apenas perceptible tu presencia, pero es indudable. Sigues ahí.

Ha pasado  tanto tiempo desde la búsqueda de las estrellas sin estrellas, que resulta extraño que te sonrojes cuando te veo y te digo que te quiero.

Eres ese nómada, esa presencia que llega y se va una y otra vez.

Como si tuvieramos vida eterna, como si cada instante entre nosotros no fuera un tesoro.

Eso hemos sido, instantes.

2. nublado

Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

 

Bastones


Definitivamente me apasionan muchas cosas, aunque considero que requiero de pocas para ser feliz.

huerto pachamama guardiana

Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica.     Muralista: Adriana Lara

Primer bastón

In libro, libertas.

Leo, ese íntimo acto que nos ofrece millones de posibilidades. Es que una puede sumergirse en las páginas y vivir en cada letra una vida. ¡Y hay tanta variedad!

Me he enamorado igual de Carl Sagan y de Stephen King, como de Marcela Serrano y Murakami. De cuando en cuando hay Cerdos Capitalistas y Administradores y muchas ocasiones estoy Recordando letras.

Es ese placentero juego que trasciende la finitud, porque es el Mundo dentro de la Calabaza.

05-no-puedo-vivir

Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Segundo Bastón

“Lo que yo vengo buscando, es tierra”

Gómez, M.

Ayer comenzó a llover en este desierto y salí a mojarme un poco, a brincar un charco. Aunque los colegas de oficina se sintieron un poco extrañados.

Hoy fue tarde de huerto, en el que corté pasto, podé arbustos, guié enredaderas y volví a disfrutar de la lluvia. Releí por milésima vez el hermoso poema – mural que sirve de mantra y disfruté de la belleza de la Pachamama guardiana.

Me llené los dedos de tierra mojada por la lluvia y me pinché con las espinas de la frambuesa y ví a las abejas que libaban las flores de San. Miguelito.

Como faérica y Palomillezca que soy,  requiero agua, aire, tierra y fuego/sol, quizás mi conducta herbal sea un factor para eso.

Tercer bastón

“La tinta impacienta, la pluma araña”

Fuentes, C.

Dejar que la tinta corra sobre el papel. No sólo los harapos en digital existen. En mi haber inicié el día de hoy con mi libreta 14, más de una década de notas, dibujos, citas bibliográficas, reflexiones y datos que hilan mi vida.

Es interesante de vez en cuando, volver a descubrir esas letras, de las cuales hay cosas que se ampliaron o se transcribieron al medio digital, pero la mayoría queda ahí.

Amores, desamores, hechizos, recetas, trazos, ideas, garabatos. Con esa letra diminuta y desparpajada que llena las hojas.

A veces, también dejo que la tinta se vuelva algún obsequio, con los dobleces que he aprendido hace tanto. Es que casi está extinta esa bonita costumbre de dejarnos acariciar por las palabras en papel.

Cuarto bastón

“Fotografiar a sus fantasmas le llevará a domesticarlos”

Malzieu, M.

Lentes e instantes, que se van agregando en mi vida. Capturas de neófita que pero que este año se han centrado en recuperar el colorido de las paredes en este sitio asfáltico.

No tengo un equipo especial, sólo dejo que todo aquello que me llena las pupilas de colores me atrape. No importa si está en un lienzo, en un muro, o en algún edificio. Las artes plásticas son tan diversas que vale la pena guardarlas.

Además son hermosos recuerdos de lugares a los que me han llevado mis alitas, aún cuando me estrelle continuamente contra los faroles.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hay aún más bastones y todo en algún momento, me han permitido sostenerme cuando alguno de ellos se cae. Me permiten nutrirme.

Bastones de los que obtengo recursos emocionales cuando la vida agota, cuando hay heridas que sanar.

Confío que serán mi soporte hasta el último día que esté en este espacio – tiempo, hasta el último aliento.

“Por favor, convéncete de una vez por todas que NADIE, absolutamente NADIE te puede hacer feliz y nadie está obligado a hacerlo porque ésa es tu responsabilidad”

Chávez, M.