Publicado en Reflexiones de la Palomilla, Tertulianas

¡Qué alivio!


“Las que mejor tratamiento reciben, es decir, las que se proponen desde los medios como “triunfadoras”, son las que por su actividad o actitud se acercan a los comportamientos masculinos”

Varela, N.

Estereotipo: actúa como una chica y si te violan, no te preocupes son solo frotamientos. Abre BIEN los ojos, las mentiras, los estereotipos, las etiquetas que se empecinan en colgarnos. Socialmente si te dicen “chica, o nena” ya es una frase considerada peyorativa.

Ayer me dijeron: “Eres como un vato en cuerpo de mujer” No supe si tomarlo como una ofensa o como un cumplido. Él dijo que era un mega cumplido. A final de cuentas solo soy.

Cuento sencillo, todo empezó por su argumento de que las mujeres se visten para otras mujeres. Yo le dije que eso era mentira. Que las mujeres se visten para sí mismas. Me contestó que conmigo no aplica y ese fue su argumento.

Los estereotipos nos asfixian, a tal grado que hasta en asuntos legales, tener cuerpo de mujer es considerado algo menos importante. Esto a colación por la sentencia que dictó el juez Anuar González Hemadi, sobre el caso de Dafne, en el estado de Veracruz, donde una joven denunció abuso por parte de cuatro muchachos, de familias pudientes que abusaron de ella.

No ahondaré en el texto de la sentencia, porque me da náusea (búsquelo usted mismo) Lo cierto es que me queda la inquietud de si se consideraría “frotamiento” si fuera su madre, su hermana, si hija, su sobrina o cualquiera de las mujeres de su familia. ¡Carajo, cuántos que piensan igual que este individuo habrá!

Es que no estaba en estado de indefensión, solo la treparon entre cuatro a un vehículo y la toquetearon sin que su fin fuera el placer sexual.  ¡Ay, qué exagerados!

Entonces si llega a pasarnos a cualquiera de nosotras algo así, no habrá de que preocuparnos, al no penetrarnos con un pene, sino con cualquier otra cosa que se le o les ocurra, y mientras no sintamos placer (porque es pecado), no es violación. ¡Uff, qué alivio!

Tampoco deberemos preocuparnos si nuestras parejas nos forzan obligándonos a tener sexo. No aplica, por que es su “derecho” por machirrín, pa’ eso es tu novio o pa’ eso te casaste. ¡Uff, qué alivio!

¡Qué alivio tener autoridades como el #JuezPorky que sabe cómo establecer un argumento jurídico y que a final de cuentas no puede demostrar el cuerpo del delito.

Pero desde aquí, nosotras, todas somos voz que se alza, desde las redes, en la radio, en los medios alternativos porque lo “oficial” asquea. Así las cosas el día de hoy, así la náusea sartreana.

hombresnecios
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica
Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Radial


siyofueravenecia
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Ha sido una experiencia, la radio como una forma de comunicar. Si bien el micrófono llega a intimidar, es un reto dejar que la voz salga y se enamore de la dinámica de un tiempo que va a contrarreloj.

Brujeres y luego A clóset abierto, donde las mujeres tenemos el espacio, el momento. Un círculo de mujeres que traspasa nuestros lugares cotidianos.

¿De qué se hablará? Pues de temas de cultura, política, salud, educación, todo con esta perspectiva de género que si bien aún no comprendo del todo, desde hace un par de años ha ido modificando mi forma de actuar.

Luego de tanto darle la vuelta a este asunto de mi ser, guardado en este cuerpo de mujer y conflictuado por las restricciones que eso implica. Con el cuestionamiento permanente de “esconder” el cliché, el estereotipo, me doy cuenta de que los círculos en los que he tenido el honor de participar me han hecho abrir de una vez por todas esos prejuicios y lanzarlos al aire.

Ahora me siento totalmente persona, mujer, un ser completo que decide ser como quiere y hacer lo que considera mejor para sí misma.

Esta Palomilla con alas de palabras, tiene una nueva forma de participar en un cambio. Sin olvidar que ser factor de cambio, es también adquirir una nueva responsabilidad.

Publicado en Tertulianas

Sin permiso


“PERMITIR en silencio los gestos de violencia o discriminación ES HACERSE CÓMPLICE de ellos y es dejar la puerta abierta a que las situaciones se repitan una y otra vez”

Hartog, G.

¡Carajo! Tener un cuerpo de mujer pareciera ser una afrenta a la cultura masculina, de los que se sienten más, de los que creen que por tener pene tienen derecho a hacer lo que les de la gana. Ella es una más… ¿cuántas más hacen falta?

Llorona de ayer y hoy… con la luna acuestas y el país, despidadado, sin maravillas y sin bestias de cráneos limpios.

Porque se derrama el mundo entre las manos de todas, se cubre de la tierra de las que han asesinado. Las que fueron tus madres, tus hijas, tus hermanas, tus tías, tus primas.

¡Ay Llorona! Cubreme con tu rebozo, de lágrimas conjuntas, de plañir en este mundo dicotómico. De la palabra sarcástica, de las burla hiriente, de la piel expuesta.

Somos todas, porque somos la misma y la otredad también nos arroja una imagen de espejo que aún no queremos ver.

comiendo%20palabras[1]
Fuente de imagen: internet.
Publicado en Apocatástasis, Reflexiones de la Palomilla, Tertulianas

Sustos violentos


Ayer mi madre estaba asustada, uno de sus vecinos salió con un palo a corretear a su esposa. La mujer corría por la calle pidiendo ayuda, decía que la iban a matar. Unos vecinos la metieron a su casa y otros hablaron a la policía.

No es la primera vez que ese individuo hace semejantes exhibiciones de estupidez. La violencia marca y no solo a los que viven en esa “familia” (de esas familias heterosexuales que tanto quieren conservar), esto ya afecta también a todos los vecinos.

Está en nosotros educar en casa para evitar eso, aunque siempre existe el riesgo de que al cruzar la puerta la presión social llegue a destruir.

A veces, a las mujeres violentadas, el miedo las hace volver, están amenazadas o amenazan también a sus familias y sienten que no pueden contra eso.

Esta vecina ya debería de haber dejado al individuo hace mucho tiempo. Pero tampoco puedo juzgar que no lo haya hecho.

Lo cierto es que yo me he vuelto totalmente intolerante ante las groserías y los malos tratos. A mí que me traten bien, de lo contrario, adiós que les vaya bien.

Es una situación muy compleja, ya que cuando uno está adentro, está ciego, sordo y mudo.

La violencia te hace perder el juicio y solo una tiene el poder de poner altos y salir de ahí. Por más que los demás hagan por ayudarte, no lo entiendes hasta que te cae el veinte de que esa no es vida, que es un infierno.

La violencia deja secuelas profundas, pero la vida siempre te ofrece oportunidades de salir y sanar. Ojalá que esta mujer pueda hacer frente al problema y vea lo valiosa que es su vida como para seguir hundida en esa relación de muerte.

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Trending topics y Yo


“La memoria es más potente que el recuerdo. La memoria quedará en los textos, el recuerdo no”

Serrano, M.

Ahora las redes sociales nos permiten visibilizar lo invisible. Hay quien dice que eso no sirve de nada, pero insisto en la máxima Verba volant, scripta manent.

En estos años he descubierto algunas iniciativas que me han llamado profundamente la atención y que siguen tan vigentes como la vida misma a pesar de ser digitales y estar desarrollándose a través de Twitter:

#RopaSucia iniciativa para visibilizar la violencia y el sexismo en los círculos de “intelectuales” y “académicos”.

#VivasNosQueremos Movimiento nacional, para visibilizar la violencia hacia la mujeres que tuvo como resultado la movilización de mujeres en todo el país realizada el pasado 24 de abril.

#MiPrimerAcoso Iniciativa para visibilizar la violencia hacia las mujeres, quienes publican sus testimonios.

Espero que llegue un momento en el que no haya necesidad de estos movimientos, en el que las personas trabajen en colaboración y con respeto, entonces sabré que habremos logrado un estado de igualdad sustantiva.

Aunque suene utópico, porque la historia de la humanidad es una historia de guerras,  debe existir un momento en el que las personas puedan ser compañeros de vida y cómplices por el mero hecho de amarse.

madre-patria-blog
Fuente de imagen: Brunóf
Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Completamente vivas


hombresnecios
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Ser una voz compañera de otras voces. Esa voz que no está sola, esa voz de la rabia conjunta, de las preguntas sin respuesta.

El hartazgo hasta la médula.

Llega un momento en la vida en la que lo “políticamente correcto” no basta. Tanta mediocridad, estupidez y machismo te hacen salir a la calle y gritar con las compañeras.

Porque ya basta de seguir lo establecido, de esperar que los acuerdos lleguen, en esperar que se haga justicia luego de años y años cruzando los pasillos de los juzgados para ir a dejar una y otra vez evidencias del abuso y NADA.

De sembrar semillas para que nuestros hijos puedan vivir en un espacio de equidad, en fomentar el respeto al cuerpo, a las diferencias. Todo se va por la borda cuando al enfrentarnos con la sociedad siguen diciéndonos “perritas”, “vieja  tenías que ser” y cientos de comentarios que nos han inoculado con los años.

Cuando en nuestro entorno las jovencitas se dicen zorras, putas, bitches, como si fuera un halago, cuando debemos de “cuidar” a nuestras hijas, para que no vayan a ser víctimas de algún abuso. Y en vez de enfocarnos en empoderarlas positivamente, en ofrecerles herramientas que las hagan libres, independientes, debemos enfocarnos en enseñarles a cuidarse y desatar poco a poco esa paranoia que nos aqueja.

Podría transcribir mensajes completos de insultos, correos electrónicos ofensivos y relatar situaciones de violencia hacia mi persona. No soy un caso aislado, no soy un caso. Lamentablemente a mi alrededor veo a hermosas mujeres que día a día sobreviven a sus cárceles sociales.

Este es el hartazgo te hace alzar el puño por las injusticias, los atropellos, el encubrimiento, el solapamiento y sobre todo el inmesurable daño hacia los hijos quienes crecen profundamente lastimados y perdidos. El desamparo también mata.

#VivasNosQueremos

VivasNosQueremos

Publicado en Las que saben, Reflexiones de la Palomilla

Eso que nos dicen


“El mas doloroso de todos los partos: el de la mujer enfrentada consigo misma”

Melgar, L.

12.cabeza

Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Mural de Miguel Ángel Valverde.

Cuántas veces he escuchado esa consigna de: dos mujeres no pueden ser amigas. Todas son unas víboras, mujeres juntas, ni difuntas.

¡Que ENORME error!

Escuchar a jovencitas decirse zorras, perras, putas… Triste como falta la sororidad. Yo pertenezco a un clan de mujeres hermosas que me criaron, pertenezco a dos círculos de mujeres muy diversas que se construyen y se deconstruyen. Si te impiden tener amigas, es porque las mujeres solas son vulnerables y juntas crean universos. Valorate a tí misma a través de otras mujeres. Descubre su belleza, atrévete a construir.