Publicado en Reflexiones de la Palomilla

No sólo allá.


GAVIOTA-NEGRA-blog
Fuente de imagen: Brunóf

Hoy un compañero dijo: Pues que los maten a todos por revoltosos.
¡Shiale, con este tipo de gente! Los maestros son dignos de respeto, como cualquer profesión. Más los de educación básica. Tristísimo asunto.

Fui educada en instituciones públicas, tengo muchos familiares que se dedican a la docencia, aprendí desde niña, las horas de trabajo fuera del aula que implican las actividades de planeación, revisión y preparación.

A veces, había alumnos que no tenían para pagar ni las copias para los examenes, esas eran pagadas por mi madre. La vi hacer milagros con nada de presupuesto, para festivales escolares, ponía coreografías y se inventaba vestuarios de papel crepé.

Esa es la realidad de la educación en una zona media baja en una capital del país, pero conozco otras donde un solo maestro debe dar clases de todos los grados, a niños que ni siquiera han desayunado. Y los maestros enfrentan los problemas de los niños y jóvenes, cuando se enfrentan a la violencia, a los malos tratos.
Me tocó participar como auxiliar docente, en una zona poco favorecida de esta ciudad, donde había padres drogadictos, prostitutas y las expectativas de los niños eran mínimas. Donde las apiraciones de un niño de primer año eran ser “matón”. Había un niño que no podía leer a medio año escolar, él necesitaba cariño y el único afecto que recibía era de sus maestras. A eso se enfrentan los maestros y a muchas cosas mas.
 
Esos docentes que están frente a grupo, son a los que llaman revoltosos, a los que humillan, los que se hartaron de tanto abuso y de que las escuelas a veces sean sólo unas cuántas láminas que arden al sol.
Ellos se hartaron. ¿Y nosotros? ¿No estamos tan hartos como ellos?

Oaxaca resiste y nosotros nos resistimos, nos conformamos, nos hacemos los disimulados. Como si rl problema de los maestros fuera solo allá, tan lejos geográficamente. Como si aquí los maestros fueran figuras de humo. Y acabamod en inútiles palabrerías de muro. Me duele Oaxaca, este país huele a sangre en todas sus latitudes.

Anuncios
Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Un año más, otro y otro…


“Y el mundo no ha cambiado con tu muerte, yo diría que sigue igual”

Delgadillo, F.

PACO¿De qué va? Es la nada, la falta de respuestas, pero ahora entiendo más el proceso. Porque el tiempo va pasando y prefiero enfocarme en sanar.

Tus hijos van creciendo, aunque no creo que sepamos a ciencia cierta cómo van afrontando la vida. Confío en que bien, porque su madre es una guerrera.

Vamos avanzando y retrocediendo, vamos aprendiendo a cruzar la puerta y a no sentirnos atrapados. Ayer fueron cinco años y no habrá certezas.

Nada cambia y todo cambia, tu historia fue truncada por la violencia, tu asesinato marcó mi vida y ahora trato de entender eso que es la muerte. Es lo mínimo que puedo hacer por quien fuiste en mi vida, esa que a tí te arrancaron. Además el dolor que nunca había sido tan profundo. Ahora te he reacomodado en un lugar en el que sé que estarás eternamente.

Dueles y seguirás doliendo, todos los que te conocimos tendremos siempre tu presencia, cada quien a nuestro modo, cada uno con sus reflexiones.

Un año más y mañana nos reuniremos, por tí, porque quien fuiste sigue habitando dentro de nuestros corazones.

¡Aho!

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Trasgresión


“Perdemos algo con cada paso que avanzamos en el viaje de la vida” Neimeyer, R.

17hippies2

¿De qué van los recuerdos hoy? Me preguntó la Chingada. Sonrió y se alejó silbando. Es que todas las palabras se funden en los recuerdos.

Ella me preguntó que como no me había vuelto loca. La verdad es que sí enloquecí, desde entonces ha pasado un año tres meses.

La noche me enseñó que mi miedo es que llegue a pasarme lo mismo que a Y con A. Esas bofetadas de la vida te cimbran y hay que volver a escarbar para descubrir qué pasa.

Sé que ni él ni yo estamos para cumplir las expectativas de nadie, lo que debo hacer es seguir amándolo como la primera vez que le ví, envuelto en esas sábanas diminutas, ese día que el comenta cruzó el cielo. Por eso es maestro, estrella. Por eso la distancia tiene un para qué.

La rueda gira y la mitad de mi ser sigue hundido en las tinieblas. Pero lo único irreversible es la muerte. Todo lo demás se acomoda.

“Confiad y esperad”

Publicado en Reflexiones de la Palomilla, Tanatos

3. Tanatos: morir


”No des consejos o explicaciones. La muerte es un misterio”

O’Connor, N.

“La muerte no encaja en un mundo así”

Broadbent, A.

EspinardaFuente de imagen: Magnetica Anna Ignatieva

Según los Descriptores en ciencias de la salud (DeCS), Tanatología es el estudio de la teoría, filosofía, y doctrina de la muerte, mientras que el término Cuidados terminales, corresponden a los cuidados médicos y de enfermería dados a pacientes en la fase terminal de una enfermedad.

Aún así, la muerte es impredecible y el duelo es un camino en solitario. Entendiendo el duelo no sólo como la pérdida de un ser querido a causa de su muerte, sino de la privación de alguna situación o persona.

A través de este camino, de intentado sanar mi propio duelo, a más de un año de esta separación que pusiste entre nosotros. Efectivamente sigue siendo un hueco profundo y doloroso, pero la vida sigue y yo debo fluir. Querido Dwende, escogiste tu camino y respeto tu distancia.

También me he topado con otros dolores ajenos, que no puedo entender porque de nuevo la distancia abre brechas insoslayables. Es esa querencia impedida, esa lejanía que me mortifica porque quisiera estar más atenta a ese nuevo camino que él va recorriendo mientras los diez dígitos siguen negándose a abrir caminos.

Tanatos traiciona, mientras que nuestros destinos están en manos de Cloto, Láquesis y Átropos.

Hoy hace tres años murió Papala y el duelo ha sido diferente para cada uno de nosotros, su despedida es la que me arrastró hacia ese estudio de lo incomprensible. Entonces debo recordar que “Existimos porque alguien está pensando en nosotros y no al revés”, como dijo Caye.

Dentro de pocos días se celebrará otro Día de Muertos y nos cubriremos de flores de cempoalxochitl y cristantemos, escucharemos a los merolicos, habrá dulces y cientos de personas visitando el cementerio.

Mientras tanto, la vida me dice que hoy al cerrar los ojos, estaré un poco más cerca de mi propia muerte.

Estas reflexiones son parte de los resultados personales del Diplomado en Tanatología que ofrece el Centro Tanatológico de Chihuahua A.C.

  1. Tanatos: ¿Qué me trajo aquí?
  2. Tanatos: Buscando el para qué
  3. Tanatos: Morir
  4. Tanatos: De los pequeños
  5. Tanatos: Cuidar hasta el final
  6. Tanatos: El voluntario adiós
  7. Tanatos: Etos
  8. Tanatos: Eso que podemos llamar espíritu
  9. Tanatos: Legado
  10. Tanatos: No fue una línea recta
Publicado en Reflexiones de la Palomilla, Tanatos

2. Tanatos: Buscando el para qué


“La vida no para, no espera, no avisa”

Drexler, J.

“Nunca un hombre está mas seguro de lo que hace, que cuando un dolor prolongado no logra quitarle el aliento y derrotarlo”

Benedetti, M.

“Convencerse de que morir no es después de todo tan jodido si se muere bien, si se muere sin recelos contra uno mismo”

Benedetti, M

comiendo%20palabras[1]

Fuente de imagen: internet

Frankl, llegó a mis manos mientras buscaba una vez más, mi propio sentido, es que no  sólo la muerte abre un proceso de duelo, hay muchas circunstancias que nos marcan, que nos obligan a hacer un alto necesario, a dejarno caer en nuestras emociones para identificarlas y dejarlas salir.

Por fin pasó septiembre y luego de mabón, sigo existiendo, caminando y viviendo. Porque la vida “es” y yo también soy.

Entonces con sus palabras, leidas en una distancia espacio temporal, me permiten ajustarme y avanzar. Su visión templada de una situación extrema y su forma de retratar el comportamiento humano sirven para establecer vínculos con esa parte humana que él denomina espíritu. Esa esencia más allá de toda creencia religiosa, donde Frankl, acota que “El término espiritual se encuentra ajeno a cualquier connotación religiosa: describe y define (antropológicamente) la dimensión específicamente humana”

A través de su texto y la explicación de las etapas que sufren los seres humanos en los campos de concentración, describe la complejidad de los seres humanos. Asegura que cada ser humano se instala en su propio campo de concentración, en diversas etapas de su existencia, Lessing, desde su perspectiva, les llama las cárceles elegidas. Por lo que la dicotomía del ser humano es, lo que a partir de una experiencia difícil y desgarradora, puede orillarnos a deseo de claudicar o al de salir adelante.

Frankl se rescata a sí mismo y una vez que logra aferrarse a su idea de recobrar su teoría y reescribirla, puede reconstruir su existencia y volverla plena, dado que postula que la última de las libertades humanas, es la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino para decidir su propio camino (Frankl, V 2004), y este destino, no entendido en un modo fatalista, sino con múltiples oportunidades que solemos apartar de nuestra vista.

En esa etapa de prisión metafórica, sucede en lapsos que parecen acortarse o alargarse, ya que la presión que se ejerce en el individuo, crea ota percepción de los hecho que Frankl, denomina tiempo ontológico. Es precisamente en éstas circunstancias excepcionalmente adversas o difíciles, las que otorgan al hombre la oportunidad de crear espiritualmente más allá de sí mismo (Frankl, V. 2004).

Esa capacidad para autorrealizarse a través de los otros, fue lo que le permitió sobrevivir al holocausto. Ese principio tan arduo de llegar a un estado de perdón y de ofrecerse como apoyo hacia alguien más,

Con todo este bagaje existencial, Frankl establece los principos de la Logoterapia, que se encamina precisamente a otorgar a las personas la oportunidad de encontrar su sentido en la existencia. Un trabajo nada sencillo, en el que resalta el enfrentamiento a través de la intención paradógica, que es un doble principio: por un lado, el miedo provoca precisamente aquello que se teme; por otra parte, la hipertensión estorba la realización del afecto que se desea (Frankl, V).

Referencias

Benedetti, M. (2003)  Primavera con una esquina rota. México. Punto de Lectura.

Frankl, V (2004) El hombre en busca de sentido. 10a ed. Barcelona. Herder Editorial S.L.

Lessing, D ( 2007) Las cárceles elegidas. 2da ed. México. FCE.

Estas reflexiones son parte de los resultados personales del Diplomado en Tanatología que ofrece el Centro Tanatológico de Chihuahua A.C.

  1. Tanatos: ¿Qué me trajo aquí?
  2. Tanatos: Buscando el para qué
  3. Tanatos: Morir
  4. Tanatos: De los pequeños
  5. Tanatos: Cuidar hasta el final
  6. Tanatos: El voluntario adiós
  7. Tanatos: Etos
  8. Tanatos: Eso que podemos llamar espíritu
  9. Tanatos: Legado
  10. Tanatos: No fue una línea recta
Publicado en Reflexiones de la Palomilla, Tanatos

1. Tanatos: ¿Qué me trajo aquí?


∞UN PEQUEÑO DETALLE∞

Morirás.

Zusak, M.

Papala, la que curó no sólo cuerpos, sino almas y ayudó a “bien morir” a los agónicos. Papala amó sin reservas, desde las plantas a quienes cantaba y platicaba cada día, hasta a las almas de los difuntos a quienes sabía ofrecerles luz.

2308930572_dec16ded1f

Fuente de imagen: Sobre leyendas

¿Qué me trajo aquí? ¿Por qué la muerte?

La muerte, ese concepto, la circunstancia. Tanto se habla de ella; se nos presenta a diario de muchas maneras. Estamos saturados de muerte.

También la cama como el centro, el barco de la vida, donde inician y terminan ciclos. La cama como nuestro trasatlántico que nos recoge de la nada y a ella nos devuelve.

Nos toca la muerte de cerca y es preciso que el doliente se redefina a partir de sus pérdidas, para poder seguir viviendo. Porque la muerte tiene muchas caras: emocional, social, física, olvido. Ayla fue condenada al olvido, su tribu le dio la espalda, la volvió invisible. Ayla volvió de esa muerte una vez, la siguiente supo que era definitiva.

La muerte es también desprenderse del personae, pero la humanidad busca la trascendencia, ahí el verba volant scripta manent, que quiere perpetuarse, esa, quizás, es la muerte más  temida: el olvido. Si nos perdemos, será también como perder la honra de nuestros ancestros, la necesidad de conservar la esperanza de volver a verlos o que regresarán.

La muerte es el ejemplo de la finitud, somos finitos con aspiraciones infinitas y no hay un dolor más grande que el de cada quien, la pérdida de sí mismo, la pérdida del mundo.

Asumo que el nombre es importante, así que ésta es la que soy el día de hoy:

Soy un ser en transición, escarbando entre los huesos, soportada por las ancianas. Soy clan, y me preparo para cumplir con esta etapa de desapego que ha empezado hace meses.

Soy la que encuentra un nuevo sendero que me llevará a unas cuantas respuestas y muchas preguntas. Respuestas nuevas a preguntas ancestrales.

Soy la que se busca a sí misma, a la vez, la que se reconcilia consigo misma, con su historia, con su herencia. La que agradece a la existencia la diversidad, la identidad disipada por los años, por los roles arcaicos, por los estereotipos cuadrados. Soy la que se deconstruye y se reconstruye, la de la apocatástasis.

Soy la que atesora su libertad y que aprende ahora a escuchar más fuerte la voz de la muerte que cada noche le susurra bajito al oído.

Palomilla con alas de palabra.

Soy la mujer, la bruja, la diosa.

Soy clan.

Estas reflexiones son parte de los resultados personales del Diplomado en Tanatología que ofrece el Centro Tanatológico de Chihuahua A.C.

  1. Tanatos: ¿Qué me trajo aquí?
  2. Tanatos: Buscando el para qué
  3. Tanatos: Morir
  4. Tanatos: De los pequeños
  5. Tanatos: Cuidar hasta el final
  6. Tanatos: El voluntario adiós
  7. Tanatos: Etos
  8. Tanatos: Eso que podemos llamar espíritu
  9. Tanatos: Legado
  10. Tanatos: No fue una línea recta
Publicado en Poesofando

Alzo la voz


1.selfie

Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Los ojos nuestros,

las voces callan

es el medio Rubén,

no lo entienden.

Nada queda,

salvo el odio.

Asesinato

es el pan nuestro.

También la sangre, Nadia

lo ajeno, la lejanía,

todo lo tuerce.

La geografía nos aleja,

el norte, el sur,

el este y el oeste,

son campo yermo.