Publicado en Las que saben

El delgado velo de la vida


“En cambio si tu me cantas, yo siempre vivo, yo nunca muero”

Luna nueva, luna que nos llamas a buscar el cielo cada noche, a brillar o a hundirnos de sombras. La Diosa abre los brazos y ve a sus criaturas preparándose, latiendo, desapegándose. Cambios, ciclos, despedidas, perdones. Aho! Que las escobas están listas, el fuego desespera, los tambores suspendiendo su vibrar. Aho! Desde todas, que somos una aún en la distancia.

Samhain, llegó y las almas volvieron un rato a convivir con nosotros, que lo que cosecharon este año les haya traído crecimiento. Que el latido de la Diosa nos cobije en esta transición. Que la vida y la muerte nos permitan aprender.

Es el momento Papala, de agradecerte por todo lo que ese espacio tan tuyo nos ha permitido crecer, disfrutar y recordarnos que la tierra late bajo nuestros pies y es tan generosa que nos alimenta el cuerpo, el alma y el espíritu.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Publicado en Tanatos

Desencanto


13.Blanco-negro
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Llegas, como cualquier día, con tus notas preparadas y las ganas de transmitir un poco ese gusto por mis lugares favoritos.

Entonces notas algo extraño, son más pocos que de costumbre. Uno se acerca y te dice a quemarropa: “I” murió.

¿Qué hacer ante eso? Y el grillito del seso que te dice: ¿Qué no duraste un año estudiando esos asuntos. Y sí, la teoría es algo que te llena de ideas a aplicar.

Hablamos, del sentido, del dolor, del lugar que nunca será llenado. Hablamos y en el hablar quien quiso se permitió soltar sus amarras.

La ira en algunos, esa que no tiene respuestas. Porque nadie pudo haber hecho nada, porque las dudas quedarán ahí suspendidas. Ahora el largo proceso de ajustar la vida misma, de ver que nos ha dejado su muerte repentina.

La muerte invariablemente sacude, porque nos recuerda que susurra bajito en nuestro oído día a día, hasta que llegue el momento de que tengamos que curzar el umbral con ella. Abrir esa puerta.

Publicado en Apocatástasis, Tanatos

El tiempo, ineludible.


Entonces escuché lo de no tener un solo bastón y también algo de vivir hasta morir. Porque el tiempo es ineludible y los paradigmas que se han anidado en nuestro inconsciente deben ser desmantelados para construir sobre ellos algo nuevo.

Quizás porque la figura de mis abuelas y abuelos es tan cercana, de tal modo que sus arrugas se volvieron hermosas y sus canas una corona de honor.

La canonización de la juventud, la primacía de la destreza física y el carácter vertiginoso de los cambios tecnológicos alejan, de modo sistemático, la idea de la vejez” Zarebski y Knopoff (2000).

Pero siempre es un buen momento de pensar en eso llamado vejez. A veces hay personas con edad cronológica que no concuerda con su edad emocional.

9.locura
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica.
Publicado en Tanatos

10. Tanatos: No fue una línea recta


“Niña cuando yo muera, no llores sobre mi tumba. Canta sones alegres mamá, cántame la Zandunga. No me llores no, porque si lloras yo muero, en cambio si tu me cantas, yo siempre vivo, yo nunca muero” Canción popular.

En la vida planeamos que todo será una línea recta, pero a final de cuentas acaba convirtiéndose en un meandro. Por eso lo mejor es fluir, porque el agua adopta la forma que la contiene para poder superar la adversidad.

Hace un año inicié un camino muy interesante a través del conocimiento del último paso por esta vida. En ese primer acercamiento hice una reflexión sobre ¿Qué me trajo aquí?  Ahora sigo teniendo un montón de preguntas, pero ha sido un caminar en el que he soltado, he aprendido a desapegarme y a ver de otra forma lo que significa el día a día.

También he muerto y el dolor a veces me ha impedido por un tiempo avanzar, pero aún me quedan cosas por hacer en esto. Sé que es apenas el inicio de algo más, algo que me ha llevado a escarbar aún más profundo entre los huesos, a iniciar con las manos en la tierra para poder ver las raíces, en comprender que las plagas matan lo que con tanto cuidado hemos intentado proteger.

Ahora soy consciente de que no tengo la capacidad de impedir el dolor de las personas que amo, ni de las que están a mi alrededor, sin embargo,  tengo algunas herramientas para acompañarlos y para entender sus procesos. Más amor, más comprensión. ¡Qué se yo de sus noches! Tantas noches, como lo expresa Marcela Serrano.

“Pienso en las noches de las mujeres: que gran injusticia son las noches de las mujeres, las únicas del hogar cuyos ojos son permanentes lámparas encendidas, oídos escrutadores, atentos al acontecer de las tinieblas…”

Aprendí que nos enseñan desde pequeños a ganar, a luchar a ser el número uno, pero nos limitan el proceso de duelo por pérdidas, nos guardamos las lágrimas, los dolores y salimos a la calle con un máscara que todo lo oculta. Ahora, libero todo aquello que me duele y le permito manifestarse cuando llega, para no contener, para no permitir que se llene tanto el cuerpo que al desbordarse destruya todo lo que se ha avanzado.

Lo mas pesado de mi existencia ha sido llevarme a mí misma a cuestas en vez de agarrada de la mano, y definitivamente no es mi papel cambiar a nadie.

En este cierre de ciclo, me siento profundamente agradecida con la oportunidad que me brindaron, para ayudarme a comprender que sigue habiendo vida y que la muerte es también una puerta.

simbolosFuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Estas reflexiones son parte de los resultados personales del Diplomado en Tanatología que ofrece el Centro Tanatológico de Chihuahua A.C.

  1. Tanatos: ¿Qué me trajo aquí?
  2. Tanatos: Buscando el para qué
  3. Tanatos: Morir
  4. Tanatos: De los pequeños
  5. Tanatos: Cuidar hasta el final
  6. Tanatos: El voluntario adiós
  7. Tanatos: Etos
  8. Tanatos: Eso que podemos llamar espíritu
  9. Tanatos: Legado
  10. Tanatos: No fue una línea recta
Publicado en Ars

Del nunca jamás


¡Qué fuerte, qué triste, qué desgarrador! El escenario te escupe una realidad de cifras. De desamparo. Mientras yo le susurro al oído, con el corazón encogido, que nunca pierda las ganas de vivir.

Inmolación de César Cabrera, es una obra dirigida para adolescentes, que busca crear conciencia en la forma en la que ciertos actos pueden ser devastadores, la historia es sobre dos casos de adolescentes que tienen intentos suicidas, en una estructura familiar donde los padres están ausentes debido a sus actividades laborales.

Donde los accesos a internet permiten a los jóvenes buscar información y grupos prácticamente para todo así que sus métodos se vuelven más sofisticados mientras su problemática se agrava.

Una probadita de dos casos terribles, una obra dura, cruda y real. Según estadísticas del INEGI (2011) el mayor número de suicidios es en jóvenes de 15 a 24 años. El 24% de los sucidios en ese año fue de alumnos de primaria y el 36%  de alumnos de secundaria.

No existe en ese instituto una estadística actualizada, pero esos datos son suficientes para cimbrarnos, para reflexionar sobre lo que pasa con los jóvenes y por supuesto para detonar la paranoia de los padres.

Inmolación, es una de esas obras que nos sacude, donde el escenario se vuelve una vez más el reflejo de lo que hemos construido, aún a sabiendas de que la realidad, supera toda ficción.

 

 

Publicado en Tanatos

9. Tanatos: Legado


Aclaro que éste no es un testamento

de esos que se usan como colofón de vida.

Benedetti, M.

El ser humano, no está acostumbrado a pensar en el momento de la muerte, ni qué es lo que va a pasar con sus bienes (o males) cuando fallezca. Así que hoy es momento de dejar este simbólico testamento, con lo poco que tengo.  Creo que es un buen momento ya que las personas de mi confianza saben qué hacer en el momento que muera, mi voluntad anticipada está escrita y mis disposiciones funerarias están listas.

Hoy, 05 de julio, 2016, siendo las 9:00hrs, yo, una Palomilla Apocatastásica, de forma libre y consciente, dejo a los faes un ejemplar encuadernado de su historia, que están empastados en color azul con letras doradas.

Los muebles y el carro se venderán y el dinero se repartirá en igual cantidad a los faes. Quienes deberán recoger el sobre que les corresponde con toda su papelería oficial que tengo de ellos.

Al Dwende le será entregada la tabla de su examen de cinta negra, así como sus medallas y trofeos.

Mis libros, discos y películas deberán ser donados, ya sea a una bibilioteca, a una sala / club de lectura o a un hospital, asilo, con el fin de que sigan circulando, con excepción de los libros de Murakami ya que pertenecen a Hechizera de fuego y la colección de películas de estudio Ghibli que pertenecen a Hada.

A Hada le pido que queme o entierre todas mis libretas (libros de sombras), que he elaborado todos estos años y que han guardado mis ideas, bocetos, citas bibliográficas y hasta las listas de mandado. También deberá quemar las cartas regalo que me hicieron cuando la vida parecía acabar y que me guiaron en esos momentos. Si las entierra, deberá plantar algo sobre ellas.  Que conserve las cajas con fotografías y los álbumes. Y conservará mi llamador de ángeles.

Que Hechizera de Fuego y Ayudante de Mago dispongan que se va a hacer con todas las plantas del huerto. Con eso se dará por concluida mi participación en el proyecto del huerto urbano colectivo. Lego mis cosas de SW a A.O. qué sé que sabrá conservarlas e incluyen mi espada láser.

Mi ropa, sombreros, zapatos serán donados a alguna casa hogar, iglesia o asilo y como sólo tengo bisutería, pueden también donarla o regalarla.

Eso es todo lo que poseo y aclaro que este testamento puede ser revocado en cualquier momento.

Estas reflexiones son parte de los resultados personales del Diplomado en Tanatología que ofrece el Centro Tanatológico de Chihuahua A.C.

  1. Tanatos: ¿Qué me trajo aquí?
  2. Tanatos: Buscando el para qué
  3. Tanatos: Morir
  4. Tanatos: De los pequeños
  5. Tanatos: Cuidar hasta el final
  6. Tanatos: El voluntario adiós
  7. Tanatos: Etos
  8. Tanatos: Eso que podemos llamar espíritu
  9. Tanatos: Legado
  10. Tanatos: No fue una línea recta

 

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

No sólo allá.


GAVIOTA-NEGRA-blog
Fuente de imagen: Brunóf

Hoy un compañero dijo: Pues que los maten a todos por revoltosos.
¡Shiale, con este tipo de gente! Los maestros son dignos de respeto, como cualquer profesión. Más los de educación básica. Tristísimo asunto.

Fui educada en instituciones públicas, tengo muchos familiares que se dedican a la docencia, aprendí desde niña, las horas de trabajo fuera del aula que implican las actividades de planeación, revisión y preparación.

A veces, había alumnos que no tenían para pagar ni las copias para los examenes, esas eran pagadas por mi madre. La vi hacer milagros con nada de presupuesto, para festivales escolares, ponía coreografías y se inventaba vestuarios de papel crepé.

Esa es la realidad de la educación en una zona media baja en una capital del país, pero conozco otras donde un solo maestro debe dar clases de todos los grados, a niños que ni siquiera han desayunado. Y los maestros enfrentan los problemas de los niños y jóvenes, cuando se enfrentan a la violencia, a los malos tratos.
Me tocó participar como auxiliar docente, en una zona poco favorecida de esta ciudad, donde había padres drogadictos, prostitutas y las expectativas de los niños eran mínimas. Donde las apiraciones de un niño de primer año eran ser “matón”. Había un niño que no podía leer a medio año escolar, él necesitaba cariño y el único afecto que recibía era de sus maestras. A eso se enfrentan los maestros y a muchas cosas mas.
 
Esos docentes que están frente a grupo, son a los que llaman revoltosos, a los que humillan, los que se hartaron de tanto abuso y de que las escuelas a veces sean sólo unas cuántas láminas que arden al sol.
Ellos se hartaron. ¿Y nosotros? ¿No estamos tan hartos como ellos?

Oaxaca resiste y nosotros nos resistimos, nos conformamos, nos hacemos los disimulados. Como si rl problema de los maestros fuera solo allá, tan lejos geográficamente. Como si aquí los maestros fueran figuras de humo. Y acabamod en inútiles palabrerías de muro. Me duele Oaxaca, este país huele a sangre en todas sus latitudes.