Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Lazos


spells
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Un día, el mundo se volvió diferente y a la vez, el mismo. Porque encontré en tí algo que tenía mucho tiempo que no veía.

Ahora el camino pinta de otro color, es como si hubiera motivos nuevos para seguir andando, senderos paralelos que se unen y se construyen entrelazados.

Un tiempo, en el que la vida nos hizo asomarnos por las rendijas y ver que aún hay cosas nuevas por hacer, como si todos aquellos atisbos de ideas de pronto se concretaran, como si una vez reconstruido mi ser, se abriera para lograr todo aquello que se venía gestando desde hace tiempo.

Un instante es suficiente para que el tiempo se colapse y se viva a otro ritmo, de otra forma, que complementa.

Me gusta el nuevo tono, entre la melodía que se va formando y la letra, es que no olvido que soy palabra.

 

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Poliedro


20. gratitud 2017-04
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica.

Esa figura geométrica, tantos reflejos. Es una curiosidad ver qué reflejo me tocará ver en cada ocasión y a la vez qué es lo que yo me permito reflejar.

Es interesante aprender, porque cuando una ha estado por la vida muchos años con tantos paralelismos y de pronto, sin esperarlo, planearlo, ni buscarlo, se tiene una perpendicularidad especial.

Es importante que cada día me pregunte si es lo que quiero, cada sí, es una pauta. Soy consciente que nadie está para cumplir mis expectativas, eso me permite disfrutar el momento y querer avanzar, paso a paso, sin el cliché, ni la espera ilusoria.

El aire fresco ha entrado a mi vida, y tiene muchas caras que ire descubriendo, especialmente estaré atenta a aquellas que no me gusten, para poder hacer un balance y decidir si pensan mas de las que me gustan.

Ya he logrado vislumbrar un poco dentro de mi caja de Pandora y se ha abierto de tal manera que ha permitido escapar ciertos demonios que estaban encerrados, pero eso no ha afectado de modo significativo el momento.

Soy un ser en constante aprendizaje, hoy disfruto la experiencia, el momento y el descubrir las diferentes caricias para la misma persona, una frase-enseñanza de él, que me ha parecido excelente para incorporarla a mi vida y que me ha permitido darle una visión diferente a ciertos aspectos de mi misma.

Aprendo a reenamorarme de mí, para poder enamorar. Esta nueva experiencia, no solo me late, me gusta.

 

Publicado en Tertulianas

La lenguaja


imgpalabra
Fuente de imagen: internet

Este es un paso más en mi femigrar, en esta búsqueda de mí misma, en este proceso tanto de deconstrucción y apocatástasis.

El lenguaje nos define, nos amplia o nos limita, nos permite acceder a nuevos conocimientos. Mejor dicho, los lenguajes, ya que no todo va asociado a un signo lingüístico.

Lo interesante es cómo, al hacer consciente nuestro discurso y a la vez críticos en nuestros análisis, podemos llegar a modificar paradigmas, constructos y crear nuevas formas de pensar.

Aunque no baste cambiar las o por a, o agregar alguna que otra e, es a la vez divertido jugar con la lenguaja, para poder comprender como se estructura nuestro pensamiento.

Esto a colación porque tuve la fortuna de acudir a un taller, que ofreció la Lic. Carolina Torres, sobre lenguaje incluyente. En el que nuevamente, me permite reflexionar y ajustar mi actuar para ser más consciente, para buscar nuevas formas de aprehender, de ser congruente de ser sororaria y también de construir un mundo mejor para Hada y Dwende.

Referencias

Varela, N. (2013) Feminismo para principiantes.

Torres, C. (2017) De las palabras a los hechos: Cómo el lenguaje favorece la equidad. Disponible en:  https://prezi.com/ox8gaqis7jez/de-las-palabras-a-los-hechos/

Publicado en Apocatástasis, Mundo faerico, Tita

Musical


La vida es un suspiro, pero tengo la oportunidad de disfrutar mucho la compañía de Tita. Dos largos años pasaron sin que la viera, pero ya hace rato anda por acá.

Ayer fue una tarde muy divertida, porque mientras comíamos, me puse a renegar por las declaraciones de una diputada sobre los tatuajes. Entonces Tita dijo: A mí me gustaba mucho una canción que decía algo así como  “tatuajes de tus besos”

Palomilla: ¿Quiere escucharla?
Tita: ¿A poco la traes ahí?
Palomilla: ¡Claro! (Santutubo)

Comienza a ver el video de la canción y dice: ¡Mira, se parece a Joan Sebastian!

Palomilla: Es Joan Sebastian Tita. ¿Le vuelvo a poner la canción?
Tita: ¡claro!

Así le siguió con las canciones de los Bukis y embelesada veía varias veces cada video, haciendo comentarios como: ¿Verdad que cantan canciones muy bonitas?, ¡Estoy enamorada de todas las canciones de Joan Sebastian!, ¿Ya se murió el cantante?

Al ver uno de los videos varias veces, me fascinó su expresión sorprendida cada vez que la chica del video le daba un garrotazo en la cabeza a un tipo que la acosaba. ¡Mira, le dio en la cabeza bien fuerte! Era ADORABLE

¡Belleza de momento! Quedará grabado en mi memoria.

 

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Latencia


11.nocturna
Fuente de imagen :Palomilla Apocatastásica

Hay preguntas que llevan tanto tiempo dando vueltas en la cabeza, pero que no llegan a formularse con palabras. Se agolpan en algún lugar inaccesible en el momento inadecuado.

Lo único traducible es un beso, que ahoga todas las ausencias, los silencios, los cuestionamientos, queda el café subversivo que tiene azúcar real, un pan con mantequilla de verdad, el despertar apenas suspiro, los tres temores de un hombre sabio, suspendidos entre las volutas de una vela agónica.

Entonces queda el vacío, la ironía de nunca haber llenado la inquietud, las promesas renovadas, la ineludible y brevísima despedida que anuncia la nada novedosa ausencia alargada al nauseam y una tristísima mirada de Fata que se me ha pegado en la piel, provocándome nuevamente insomnio.

¡Qué absurda es la duda, qué incómoda la inquietud, qué estupidez se me ha ido acunando en los recovecos de un viento oscuro!

Inasible

Publicado en Ars

11. Lentes e instantes


Esta primavera de palabras, sin esquinas rotas, de complejidades y descubrimientos, este reto con un toque de eterfinifrete que no se quita, se siente llegar la melancolía, con una lentitud que abruma.

Mientras tanto, va el click de una cámara que no hace más que capturar instantes.

  1. selfie
  2. nubes
  3. pies descalzos
  4. foto de una foto
  5. verde
  6. atardecer
  7. tema libre 1
  8. infancia
  9. objeto raro
  10. inspirada por una canción
  11. recuerdos
  12. rojo
  13. metal
  14. tema libre 2
  15. flores
  16. simetría
  17. agua
  18. amarillo
  19. multicolor
  20. gratitud

De otras lentes

  1. Lentes e instantes

  2. Lentes e instantes

  3. Lentes e instantes

  4. Lentes e instantes

  5. Lentes e instantes

  6. Lentes e instantes

  7. Lentes e instantes

  8. Lentes e instantes

9. Lentes e instantes

10. Lentes e instantes

  1. Lentes e instantes
Publicado en Apocatástasis, Reflexiones de la Palomilla

Me gusta


porche
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Caminaba por mi barrio, donde todo es tranquilo (a veces) y a pesar del calor de medio día, porque dejé mi auto en el taller mecánico habitual, descubrí lugares nuevos.

Es que me gusta donde vivo, lejos de toda la parafernalia moderna, lejos de los edificios “inteligentes” y de los fraccionamientos cerrados. De los centros comerciales atiborrados de personas que viven de prisa, tanto como las vialidades de tráfico continuo.

De acá, me gustan sus calles amplias, los grandes árboles que han estado ahí por décadas. Buscaba un herrero, lo he encontrado. Había uno muy cerca de casa, pero cerró hace algunos meses.

Conozco dónde está la carnicería, el tapicero, el centro de taxis, conozco a Mary, la de la tienda de abarrotes y a Anaís la chica del peinador. Sé dónde está la dulcería y los talleres mecánicos, los que rentan mesas, la tortillería donde venden una deliciosa “cuajada”, las marmolerías y las florerías siempre vibrantes. A unas cuantas cuadras lavan autos y hay un puesto de hamburguesas.

Me gusta esta combinación de casa viejas de adobe y otras más nuevas de fachadas coloridas. Aquí aún hay casas con porche, como la mía. Algo no tan habitual.

A una cuadra hay un porche que tiene unos muebles rústicos de madera con unos relieves hermosos de soles y lunas. Y un poco más allá una casa con el proche repleto de “chismosos” que tintinean con el aire.

También el trajín de la plaza que tiene a un lado la nevería y los puestos de papas fritas y elotes. Es un barrio viejo, en el que mis abuelos criaron a sus hijos, donde vivió mi padre y donde he podido tener el huerto, las gallinas “velocirraptoras”, el conejo Paz y la cuyo Óreo.

Barrio donde el tiempo pareciera detenerse, por instantes y al salir al huerto, se pueden aún ver las estrellas.