Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Paraíso


13.cielo

Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Te ofezco las llaves del paraíso, me dijo. Entonces caí en la cuenta de que quizás nuestros paraísos diferían. La siguiente pregunta que me hicieron fue: ¿Cómo sería tu paraíso? Enmudecí.

Hace mucho que dejé de pensar en paraísos, tema recurrente en varias religiones, Paraíso, Samsara, Nirvana, Cielo. Usualmente nos inoculan la idea de un lugar exhuberante, armónico y otra serie de adjetivos calificativos que significan cosas distintas para cada quien.

La idea de un paraíso va asociada con estados de bienestar total, pero en su parte física: no pasarás hambre, sed, calor, frío, etc. Esta concepción resulta paradógica cuando el único modo para acceder a éste es a través de la muerte. Así ¿qué caso tienen los conceptos que atañen a la parte de nuestras percepciones sensoriales?

A estas alturas de mi existencia no considero que exista entonces un paraíso, no tengo una concepción de un espacio posterior a mi muerte, es como tratar de ponerle límites a algo que no los tiene porque mi esencia es infinita, sin principio ni fin.

Anuncios
Publicado en Bibliotecaria

Aventuras en la FIL 2015


Siempre es deleitoso regresar a lugares que nos parecen maravillosos. Así este año, la oportunidad de asistir una vez más a la Feria Internacional del Libro en la Ciudad de Guadalajara, me llena de alegrías. A pesar de mis malestares y esta enfermedad que remite y vuelve, fue una maravillosa experiencia.

Nuestra principal intención, fue acudir al XXII Coloquio Internacional de Bibliotecarios, que este año trató el tema de Bibliotecas e Incusión Social, donde hubo conferencias, foros y talleres. Fue interesante destacar la participación del Pbto. Solalinde, quien desde su perspectiva religiosa, habló de este tema. Confieso que no sigo sus argumentos en cuanto a la religión, sin embargo me parecieron acertados sus planteamientos en cuanto a equidad y esta detestable sociedad consumista.

Esta vez tocó a Reino Unido ser el país invitado, así que no pudieron faltar los elementos sobrios ingleses en los diseños, imposible dejar de toparse con el Big Ben, o redescubrir las tendencias Steampunk. Además la Tardis hizo su aparición. Sobre el Steampunk, el escritor Alberto Chimal, realizó una intervensión con colegas ingleses para reflexionar acerca de las tendencias en nuestro país y latinoamérica sobre este tema.

El área de niños, como siempre, maravillosa, cubierta de coloridos murales elaborados por los estudiantes de arquitectura de la Universidad. En éstos, pudimos apreciar tanto autores, como personajes clásicos de la literatura inglesa. Poe hizo su aparición en repetidas ocasiones, así como Wilde y Carrol.

No podía dejar pasar la oportunidad de pasear con el Mensajero de los Dioses, quien siempre está atento a mis peripecias por la vida. Y huir por unas horas hacia Tonalá, que nos llenó la existencia de colores y formas, desde las más simples, hasta la complejidad del vidrio soplado, pasando por diversidad de muebles, esculturas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

AVENTURAS EN LA FIL

A

B

C

D

Aventuras en la FIL, 2015

 

Publicado en Cuenterías

Parvada artificial


20. NubesFuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

La tarde sofocante nos lleva al zaguán, ahí estamos, chicos y grandes, en la algarabía que nos carateriza.

Escucho un sonido extraño, que me lleva hacia calle. Alzo la vista, no comprendo que lo provoca, hasta que alcanzo a ver una sombra que va ondeando, como una gran serpiente, un río en el cielo.

Avanza veloz.

Miro con mas detenimiento, no puedo creerlo, un montón de objetos chatarra, se avecina, volando y cayendo como una gran vandada de aeronaves, como aves furiosas.

No tengo idea de dónde han salido.

Corro, al porche, intentando llegar lo más pronto posible al zaguán, para advertirles, para pedirles que se cubran.

De pronto, todo silencio, mis oídos aturdidos me hacen trastabillar. Segundos de angustia.

Me espabilo, a mi espalda, esparcidos en la calle, trozos de fierro, plásticos, tornillos, vidrios, también sobre los techos de las casa, los patios, los jardines.

Siento calor en la mejilla, algo escurre. Sangro, es un corte profundo.

Otras personas, igual de atónitas salien, intentando comprender lo sucedido. Nada, sólo el silencio cayendo pesado sobre nuestro mundo infinitesimal, incomprensible.

Publicado en Cuenterías

Cristal


“Se ofreció a él de pie, al igual que las ninfas legendarias cuando se ofrecían a los deseos de los faunos” 

Druon, M.

morfeoFuente de imagen: El taller flotante

Son las sombras, envolviéndome, confundiéndome.

Su cuerpo, marmóreo, las facciones varoniles, los labios entreabiertos pronunciando palabras apenas audibles. Todo él frente a mí. Yo obedeciendo, hechizada por el deseo.

Mi piel se deshizo en tibieza, el olor de los cuerpos confundidos, descubriendo caminos. Las imágenes del juego del cazador.

Labios, lenguas, dedos, nudos, cuerpos, gemidos, deseos, una mezcla cargada de lujuria, abierta la carne al placer, sin prejuicios. Danza estertórea.

Luego del sopor, las sombras pesan, la boca se seca, la piel se agrieta, los ojos cegados por la pesadilla. Escuchando tras de mí una risa demoníaca.

Tiemblo. Dos rostros, casi idénticos, aparecen frente a mí, en ese juego de luces y sombras, desnudeces que aterran, seducen. Sonríen. Saben que han jugado un buen papel con su presa. Uno de ellos me mira fijamente, con sus ojos grises, casi transparentes, contestando a mi inquietud.

Sí, efectivamente somos dos, llámanos Cristal.

Súcubos.

Publicado en Cuenterías

Melancolía, atardece


dali7Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Es el tiempo de recibir una nueva oleada de viento fresco, la tarde lluviosa hace que el viento se cuele por la casa, haciendo sonar las campanillas y refrescando.

Eso me permite descubrir que con el tiempo voy desentrañando la ciencia de tus manos. Especialmente esta tarde, cuando la melancolía se adhiere como molusco justo en mi plexo solar, con sus ventosas succionando tenazmente las emociones estancadas.

Al verme al espejo, también descubrí que tengo un beso, brotándome justo en medio de los labios. Tengo el presentimiento de que se quedó pegado aquella mañana, cuando te despediste apenas entre sueños. Alcancé a escuchar la puerta cerrándose y pensé en las veces que hice lo mismo. Desaparecí.

Puede ser que el hecho de salir a hurtadillas, dejándote tantas veces dormido, se haya vuelto hacia mí. Es como perpetuar un sentimiento cálido, conservado entre dos mundos, mientras, afuera, el resto de los mortales se desperezan.

A veces, no puedo evitar sentir el absurdo, mientras la razón me reprende, pero, hay cosas que la razón deja fuera, es ese el espacio justo en donde habita tu recuerdo, que se ha ido construyendo de instantes, atemporales, inconexos. Acabamos siendo nada el uno para el otro, pero a la vez, con toda la paradoja que ésto representa, somos un todo.

Lo mínimo que nos debemos a nosotros mismos, es la congruencia.

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Híbridos mentales


¿Qué tiene de extraño dormir en ese mundo, soñar y ser incapaz de distinguir si es un sueño o si es real?

Murakami, H

paredFuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Quizás deba remontarme a esos tiempos en que conocí la obra de Remedios Varo y Leonora Carrington, raro porque en cambio Dalí no me causa esa sensación de horror. Es un hueco en el estómago, como un nudo que hace que se me erice la piel.

Mi mentecita torcida tiene también pendientes, algunos asuntos con segundos pisos y escaleras inestables e inconclusa. ¡Sálvenme! Este onirismo angustiante. La recurrencia y esa incomodidad al intentar salvar las sidtancias entre escalón y escalón, que no sólo se distancian, sino que pueden ser de materiales de lo más extraordinario como tablillas, tela o malla.

Ahora con las frases que vuelven a mí:

“So you’ve heard of every instrument but?
Torn from your history books is this pianola,
This harpsichord of harm.
The cruellest instrument to spawn from man’s grey cerebral soup.
The Cat Piano

White, E.

Un clavicordio del dolor. El instrumento mas cruel producido por la materia gris del hombre: The cat piano. Luego de eso, el buen Nakata, intenta descubrir los misterios de aquel enorme refrigerador lleno de cabezas de gatos, donde el Johnnie Walker, trataba por todos los medios de construir su flauta de almas. ¡Ah cuánta belleza y horror en un perfecto equilibrio!

Aún cuando Goma, Otsuka, Kawamura, Mimi, Okawa y Toro, no estuvieran tan contentos, eso de que pudiera ser posible la construcción de un Katzenklavier.

Estas ideas sueltas que saltan de un lado a otro, sólo son intersticios, pero de esos oscuros que a veces no quiere uno darles oportunidad de emerger.

Publicado en Cuenterías

Carrousel de sueños


20090423212117-dia-del-libro-2009Fuente de imagen: Ramón de Aguilar

Era como un viaje, tú en un hotel, yo en otro, nos encontramos como un hecho casual. Sabía que íbas con alguien más, me lo habías dicho de antemano, sin embargo permanecías junto a mí. Ella se mantenía la margen, me pareció extraño que cuando se quisiera acercar tú le rehuyeras.

En realidad no le tomé importancia, te conozco desde hace tanto tiempo y me agrada tu compañía, asumí que resolverías tus asuntos más tarde.

Dentro del grupo, nos llevaban a una exhibición de joyería, artesanías o algo así. Todos subimos al autobús, era un gran estacionamiento.

Al bajar nos indicaron que todo lo que veríamos era de origen ruso. Entramos por una pequeña puerta y ahí en varias mesas estaban colocados aretes, pulseras, anillos.

En una mesa aparte había un títere gracioso. Un hombre delgado nos mostró como se utilizaba, el títere daba largas zancadas,  como si fuera autónomo en sus movimientos.

Pero fue el pequeño carrousel, los que nos llamó la atención. Labrado en una madera clara, sellado con barniz transparente, las figuritas subían y bajaban, activando el mecanismo con una palanquita. Pero cuando girabas el carrusel hacia el lado opuesto, todo quedaba convertido en una cajita de madera con unos tigres bajo algo que parecía una carpa de circo. Quedamos sorprendidos. El detalle de las figuras, la belleza del tallado.

Pregunté su precio, me pareció algo ridículo para tal maravilla, saqué los billetes y tú te entretuviste viendo otros objetos. Entonces un hombre se me acercó a preguntarme algunas cosas y cuando volteé, el carrousel había desaparecido, junto con el hombre, las mesas y tú.