Publicado en Ars

Del nunca jamás


¡Qué fuerte, qué triste, qué desgarrador! El escenario te escupe una realidad de cifras. De desamparo. Mientras yo le susurro al oído, con el corazón encogido, que nunca pierda las ganas de vivir.

Inmolación de César Cabrera, es una obra dirigida para adolescentes, que busca crear conciencia en la forma en la que ciertos actos pueden ser devastadores, la historia es sobre dos casos de adolescentes que tienen intentos suicidas, en una estructura familiar donde los padres están ausentes debido a sus actividades laborales.

Donde los accesos a internet permiten a los jóvenes buscar información y grupos prácticamente para todo así que sus métodos se vuelven más sofisticados mientras su problemática se agrava.

Una probadita de dos casos terribles, una obra dura, cruda y real. Según estadísticas del INEGI (2011) el mayor número de suicidios es en jóvenes de 15 a 24 años. El 24% de los sucidios en ese año fue de alumnos de primaria y el 36%  de alumnos de secundaria.

No existe en ese instituto una estadística actualizada, pero esos datos son suficientes para cimbrarnos, para reflexionar sobre lo que pasa con los jóvenes y por supuesto para detonar la paranoia de los padres.

Inmolación, es una de esas obras que nos sacude, donde el escenario se vuelve una vez más el reflejo de lo que hemos construido, aún a sabiendas de que la realidad, supera toda ficción.

 

 

Anuncios
Publicado en El dragón y el Duende, Hada imagina, Mundo faerico

Mistherios


vampirosFuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Hace algunos años, dentro de los eventos infantiles del Festival Internacional Chihuahua, conocimos el trabajo de Cabaret Misterio con “En duende está el misterio…” Su excelente trabajo dirigido al público infantil los hace tener de seguidores a los Faéricos, porque se (nos) identifican (mos) con sus personajes, además de que sus propuestas son contemporáneas e inteligentes. Tratan temas actuales, por ejemplo en el caso del Misterio del Helado Derretido o Los Vampiros Vegetarianos. En donde las diferencias hacen las equidades.

Actores versátiles que son a la vez bailarines, acróbatas, músicos y cantantes. Lo cual habla de la preparación que tienen al momendo de presentar un espectáculo. En el cual la escenografía es mínima e innecesaria, porque la actuación completa todo el juego escénico.

Pero mi favorito, ante todos el como decía, En duende está el misterio, del cual en el 2012 el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) editó un libro y dos discos interactivos. El libro escrito en español y kromitz, que además trae actividades divertidas y un diseño excelente.

Aquí transcribo el Primerum Misterios que es mi favorito:

En Kromitz, mirta significa “semilla” y “palabra”. Los duendes son agricultores. Además de sembrar vegetales, plantas comestibles y medicinales, también siembran palabras. Mientras trabajan la tierra entonan este cántico antiguo (¿nunca has visto a tu papá o a tu mamá hablándole a las plantas?). Para ellos el hablar y sembrar es lo mismo y cuando lo hacen siguen un orden preciso compuesto por tres principios, que en realidad son tres preguntas:

PRIMER PRINCIPIO: ¿Es verdad lo que se dice? Es decir: ¿La semilla que se siembra es buena? ¿Está viva?.

SEGUNDO PRINCIPIO: Lo que se dice, ¿se dice con amabilidad? Es decir: La semilla que se siembra, ¿es sembrada con los cuidados necesarios?

TERCER PRINCIPIO: Lo que se dice, ¿se siente en el momento adecuado? Es decir: La semilla que se siembra ¿es sembrada en la temporada más favorable para crecer?

En kromitz samoi significa “realidad”, pero tiene dos significados: hablar y soñar. Para los duendes la realidad es una oración de muchas palabras en la que cada una es el sonido de un sueño.

Cada sueño-palabra está hecho de tres letras y cada letra es un dios. Los duendes tienen muchos dioses, uno por cada uno de los cinco elementos – éter, tierra, fuego, aire y agua – y todas sus combinaciones.

Así es el trabajo que este grupo de actores realizan, esto sólo fue un ejemplo y a pesar de que vivimos en tierras muy distantes, siempre que nos toca disfrutar su trabajo, acabamos más enamorados de éste.

Publicado en Ars, Reflexiones de la Palomilla

Los años pasan


Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Quince años. Pareciera que fue ayer cuando éramos apenas unos adolescentes que subíamos al escenario.

Ese  fue el tiempo que tardé en volver. Aquella vez fue Zoot Suit, hoy Voces en el Umbral. No hubiera imaginado que luego de tantos años, tendría la oportunidad de colaborar en un grupo que se ha vuelto parte importante.

La Hechizera de Fuego, argumenta que para mí, eso es mero divertimento. Y en verdad lo es.

Alguna vez hube de darme cuenta que tenía que hacer algo para mí, así que primero incursioné en el camino del puño y el pie, pero aún faltaba algo extra.

Entonces ingresé como colaboradora en ese grupo y no me arrepiento. Han sido apenas dos años, pero me han dejado grandes satisfacciones.

Es que un escenario, es como una forma de convertirte en alguien más por momentos, de entender nuevas formas de pensar e intentar entrar en otras vidas tan ajenas a lo que uno tiene cotidianamente.

Creo que vale la pena seguir buscando el equilibrio entre lo afectivo, lo cognoscitivo y lo psicomotríz. No podemos enfocarnos solamente en un área específica, ya que corremos el riesgo de romper el equilibrio y entonces desarrollar únicamente una parte de nuestra persona.

El mundo gira y no tenemos nada asegurado, así que mientras haya posibilidad de adentrarme en nuevos espacios, seguiré haciéndolo.

Así el juego histriónico me hace feliz, a pesar del cansancio, del nerviosismo y de la responsabilidad, es algo que queda y me ayuda a crecer.

Publicado en Ars

De ida y vuelta a un lugar donde si se ven las estrellas


Ahora sí, a Creel con el grupo de teatro Enrique Macín,

de la Facultad de Filosofía y Letras.

Presentaremos “Voces en el Umbral” de Víctor Hugo Rascón Banda.

Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El escenario nos recibió, luego de una hermosa noche de desvelo, de gratas compañías, de películas y encuentros mágicos.

Amanecimos devorando kilómetros, apenas deteniéndonos para estirar el cuerpo y con los nervios de saber si nuestro trabajo de meses había valido la pena.

Cuando llegamos, el cansancio de una noche en vela se esfumó, nos fuimos transformando en alguien más. Se escucharon los sonidos, se enciendieron las luces, se ajustó el maquillaje y nos deslizamos por el escenario.

Aplaudieron, eso fue buena señal en un lugar donde la vida es dura, donde éramos unos extraños que nos dio por intentar jugar a representar historias contadas por otros.

Luego volvimos a ser quienes éramos y nos lanzamos afuera a disfrutar del tiempo y de la población, que se reunía en la plaza, para ver grupos que tocaban y bailaban.

La noche pareció extenderse, se nos llenaron los oídos de anécdotas, de recuentos, de agradecimiento por la comida, las calles se llenaron del bullicio y caminamos descubriendo lo más que pudimos del lugar.

Luego vimos las estrellas, coronando el cielo, que allá no se ocultan y deslumbran. Sólo había que cuidar de no meter el pie entre los durmientes un tanto asolvados de las vías,  mientras platicábamos de nuestro día, hasta que el peso de la larga jornada nos aplastó. Nuestro cuerpo pedía descanso.

Así como en cada sueño, tuvimos que  despertar, para regresar hasta nuestros hogares. Pero nos quedaron gratos recuerdos que nos acompañaran por siempre.

Un escenario donde coincidimos, también es un sitio donde se puede entender el valor de la amistad.

Hasta tocar el grito que te habita


El grupo de teatro Enrique Macín, realizará una lectura en atril sobre poemas de Tomás Segovia.

21 de Marzo, 17:00hrs  Cine Club de la Facultad de Filosofía y Letras.

ENCARNACIONES

Hundido el rostro en tu cabello, aspiro
el sofocante aliento de la noche
que allí estancado humea y flota como el sueño.

Todo el inmenso espacio pesadamente yace
sobre esta tibia tierra adormecida,
sobre el cuarto y el lecho y nuestros miembros,
y la casi secreta agitación
que mueve nuestros pechos.

No respiramos aire, respiramos silencio;

un gran silencio inmóvil
que cubre nuestra piel desnuda
como oscuros aceites.

Y de pronto,
siento que mi ternura me desborda y anega,
que también con la sombra te acaricio,
y te abrazo también con el espacio,
y te rozo los labios con el aire;
que toda esta solícita violencia
es también este vasto silencio conmovido
que arrojado de bruces encima de nosotros
se asoma a nuestro amor,
y lo recorre entero un estremecimiento,
sollozo cálido, ala del destino.

Publicado en Ars

Invitación


Novenario

de Manuel Talavera

Es una divertida comedia donde se refleja la sociedad chihuahuense de finales del siglo pasado, en esas inevitables situaciones de la muerte. Estoy seguro que cuando la veas encontrarás algun vecino, familiar o conocido en el escenario.

GRACIAS A LOS QUE ASISTIERON

Esperamos que se hayan divertido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.