Publicado en Tertulianas

#SiMeMatan


hombresnecios
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

#SiMeMatan seré un expediente más, una menos.

#SiMeMatan dirán que no tengo marido, que bebo vino, qué me desvelo mucho, que digo lo que pienso y que leo poemas eróticos en la radio, que tengo corazón de hotel y que me gusta salir de noche.

#SiMeMatan dirán que para qué protesto y acabaré siendo un clavo más frente a la puerta del Palacio de Gobierno.

#SiMeMatan dirán que ando tatuada, que las chicas buenas no hacen eso, que calladita me veía más bonita, que quién sabe qué cosas le enseñaría a sus hijes y que era mala madre por darles la libertad de hacer sus vidas.

#SiMeMatan dirán que es porque afirmo que soy bruja, que tengo un clan, que defiendo a las mujeres y los derechos de la comunidad LGBTI, que estoy a favor del aborto, que dejé el catolicismo y no le rindo pleitesía a ninguna iglesia.

#SiMeMatan acabarán buscando cualquier estupidez para hacer ver que no era suficientemente persona, que sólo era una mujer, una más. ¡Porqué vieja tenía que ser!

Porque cualquiera de nosotras podemos ser una Lesby

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/05/05/mexico/1493949825_841060.html?id_externo_rsoc=FB_CM

Publicado en Bibliotecaria

Consciencia


En este mundo extraño, es frustrante ver que la preparación queda relegada a un segundo plano. Que la elección de candidatos a ocupar puestos en las organizaciones está más ligado a los parentezcos y favoritismos que a las competencias.

Que la mediocridad está a la orden del día y que la en poco tiempo se pueden desarticular años de esfuerzo compartido. Que tener una visión amplia es un obstáculo cuando lo que se busca es controlar y aprovecharse de los demás.

Entonces uno se pregunta si vale la pena seguir adelante en un proyecto en el que se ha trabajado desde el inicio, que se ha ido adaptando de acuerdo a las necesidades y que ha sido fruto de mucho trabajo.

Lo que nos enseñan estos hechos es ¿De qué sirve hacer bien las cosas, si los esfuerzos no valen la pena? De qué sirven los valores institucionales si quedan estáticos, como si sólo fuesen enunciados vacíos.

¿Dónde quedaron entonces los incentivos que nos permiten permanecer activos en las instituciones?

También esos son aprendizajes, sucesos que nos llevan a tomar decisiones. Puertas nuevas se irán abriendo, mientras todo lo demás es turbio.

¡Aho! Luz y sabiduría. Porque aprendí lo que definitivamente no quiero ser y a quien no me gustaría llegar a parecerme.

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

El insondable pandorismo


Es inconcebible, pero cierto. Existen personas increíblemente cínicas cuya estupidez se autosupera, así que hube de escarbar en la caja de Pandora una vez más, ordenar la historia, cada evidencia, cada número cada relato. Casi diez años y sigue un proceso bastante ionesco.

Cómo ha ido creciendo y cómo se van ajustando las cosas. Es momento de revisar el pasado y sacudirse lo más posible las garrapatas que aún se llevan sangrando e infectando una parte.

Pero esto también va a pasar y luego de tanto esperar las cosas se van dando solas y hay mucha documentación que evidencia que la irresponsabilidad también deja huellas, muy nefastastas pero al fin huellas.

Total, si busca lo material, que lo material le pase factura, de este lado estamos creciendo, aprendiendo y sólo hay tres cosas que podemos ofrecer: comprensión, compasión y amor.

Que todo fluya y que nada influya negativamente.

simbolos
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

No sólo allá.


GAVIOTA-NEGRA-blog
Fuente de imagen: Brunóf

Hoy un compañero dijo: Pues que los maten a todos por revoltosos.
¡Shiale, con este tipo de gente! Los maestros son dignos de respeto, como cualquer profesión. Más los de educación básica. Tristísimo asunto.

Fui educada en instituciones públicas, tengo muchos familiares que se dedican a la docencia, aprendí desde niña, las horas de trabajo fuera del aula que implican las actividades de planeación, revisión y preparación.

A veces, había alumnos que no tenían para pagar ni las copias para los examenes, esas eran pagadas por mi madre. La vi hacer milagros con nada de presupuesto, para festivales escolares, ponía coreografías y se inventaba vestuarios de papel crepé.

Esa es la realidad de la educación en una zona media baja en una capital del país, pero conozco otras donde un solo maestro debe dar clases de todos los grados, a niños que ni siquiera han desayunado. Y los maestros enfrentan los problemas de los niños y jóvenes, cuando se enfrentan a la violencia, a los malos tratos.
Me tocó participar como auxiliar docente, en una zona poco favorecida de esta ciudad, donde había padres drogadictos, prostitutas y las expectativas de los niños eran mínimas. Donde las apiraciones de un niño de primer año eran ser “matón”. Había un niño que no podía leer a medio año escolar, él necesitaba cariño y el único afecto que recibía era de sus maestras. A eso se enfrentan los maestros y a muchas cosas mas.
 
Esos docentes que están frente a grupo, son a los que llaman revoltosos, a los que humillan, los que se hartaron de tanto abuso y de que las escuelas a veces sean sólo unas cuántas láminas que arden al sol.
Ellos se hartaron. ¿Y nosotros? ¿No estamos tan hartos como ellos?

Oaxaca resiste y nosotros nos resistimos, nos conformamos, nos hacemos los disimulados. Como si rl problema de los maestros fuera solo allá, tan lejos geográficamente. Como si aquí los maestros fueran figuras de humo. Y acabamod en inútiles palabrerías de muro. Me duele Oaxaca, este país huele a sangre en todas sus latitudes.

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Para pensar


Hay cosas que a veces no entiendo. Quizás porque son una persona un tanto obsesiva, tendiendo a lo perfeccionista, pero sé que me he ganado a pulso el respeto con mis colegas.

Aún así, veo cosas que me parecen incongruentes y me pregunto ¿Acaso tendré que volverme mediocre? Porque tal pareciera que la mediocridad es bien estimada, al igual que la salamería.

Es decepcionante ver cómo se privilegia a unos, mientras otros hacen su mayor esfuerzo, como si valiera más la lisonjería, la adulación, que los resultados.

En fin, es algo que se vive y de verdad da náusea.

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Un año más, otro y otro…


“Y el mundo no ha cambiado con tu muerte, yo diría que sigue igual”

Delgadillo, F.

PACO¿De qué va? Es la nada, la falta de respuestas, pero ahora entiendo más el proceso. Porque el tiempo va pasando y prefiero enfocarme en sanar.

Tus hijos van creciendo, aunque no creo que sepamos a ciencia cierta cómo van afrontando la vida. Confío en que bien, porque su madre es una guerrera.

Vamos avanzando y retrocediendo, vamos aprendiendo a cruzar la puerta y a no sentirnos atrapados. Ayer fueron cinco años y no habrá certezas.

Nada cambia y todo cambia, tu historia fue truncada por la violencia, tu asesinato marcó mi vida y ahora trato de entender eso que es la muerte. Es lo mínimo que puedo hacer por quien fuiste en mi vida, esa que a tí te arrancaron. Además el dolor que nunca había sido tan profundo. Ahora te he reacomodado en un lugar en el que sé que estarás eternamente.

Dueles y seguirás doliendo, todos los que te conocimos tendremos siempre tu presencia, cada quien a nuestro modo, cada uno con sus reflexiones.

Un año más y mañana nos reuniremos, por tí, porque quien fuiste sigue habitando dentro de nuestros corazones.

¡Aho!

Publicado en Reflexiones de la Palomilla

Completamente vivas


hombresnecios
Fuente de imagen: Palomilla Apocatastásica

Ser una voz compañera de otras voces. Esa voz que no está sola, esa voz de la rabia conjunta, de las preguntas sin respuesta.

El hartazgo hasta la médula.

Llega un momento en la vida en la que lo “políticamente correcto” no basta. Tanta mediocridad, estupidez y machismo te hacen salir a la calle y gritar con las compañeras.

Porque ya basta de seguir lo establecido, de esperar que los acuerdos lleguen, en esperar que se haga justicia luego de años y años cruzando los pasillos de los juzgados para ir a dejar una y otra vez evidencias del abuso y NADA.

De sembrar semillas para que nuestros hijos puedan vivir en un espacio de equidad, en fomentar el respeto al cuerpo, a las diferencias. Todo se va por la borda cuando al enfrentarnos con la sociedad siguen diciéndonos “perritas”, “vieja  tenías que ser” y cientos de comentarios que nos han inoculado con los años.

Cuando en nuestro entorno las jovencitas se dicen zorras, putas, bitches, como si fuera un halago, cuando debemos de “cuidar” a nuestras hijas, para que no vayan a ser víctimas de algún abuso. Y en vez de enfocarnos en empoderarlas positivamente, en ofrecerles herramientas que las hagan libres, independientes, debemos enfocarnos en enseñarles a cuidarse y desatar poco a poco esa paranoia que nos aqueja.

Podría transcribir mensajes completos de insultos, correos electrónicos ofensivos y relatar situaciones de violencia hacia mi persona. No soy un caso aislado, no soy un caso. Lamentablemente a mi alrededor veo a hermosas mujeres que día a día sobreviven a sus cárceles sociales.

Este es el hartazgo te hace alzar el puño por las injusticias, los atropellos, el encubrimiento, el solapamiento y sobre todo el inmesurable daño hacia los hijos quienes crecen profundamente lastimados y perdidos. El desamparo también mata.

#VivasNosQueremos

VivasNosQueremos